TIEMPOS DEL MUNDO

jueves, 18 de julio de 2019

TODO PUEDE SER POSIBLE: ¿Existe una base secreta donde los extraterrestres comen humanos?

Imagina la vida en otro planeta que no sea el nuestro. Como sabéis, las pruebas de su visita a la Tierra desde tiempos inmemoriales son evidentes, pero así y todo surgen diversas reacciones incluso entre aquellos que creen en su existencia. Mientras unos catalogan como algo ‘imposible’ ponernos en contacto con inteligencias avanzadas, otro grupo considera que seria una verdadera “pesadilla” el poder vincularnos de forma permanente, por el simple hecho de no conocer cuales podrían ser sus intenciones. En nuestro planeta son varios los países que realizan una importante inversión económica para tener más conocimiento acerca de otras “razas”, siendo los EE.UU. el más involucrado en la investigación. Tal es así que recientemente surgió una versión aterradora, que indica que existe una base secreta (¿en construcción?) para extraterrestres que se alimentan nada menos que de seres humanos. Así como lo lee... Según diversos testimonios, EE.UU. es el país más visitado por seres de otros mundos. Sin embargo, podría ser que los alienigenas no sólo anden de paso, sino que desean instalarse permanentemente en nuestro planeta. Precisamente, una serie de documentos oficiales del gobierno y las fuerzas militares de los EE.UU. dadas a conocer últimamente, revelan que una desconcertante base secreta se estaría construyendo en un área remota de New Mejico, adecuada para la colaboración con entidades extraterrestres. Por si fuese poco, el Departamento de Agricultura publicó una serie de archivos sobre supuestas actividades de alienígenas y la presencia de OVNIS en la Tierra, administrada por el Servicio Forestal de los Estados Unidos, que incluye algunos detalles sumamente extraños. El detonante de este episodio tuvo a John Greenewald como protagonista. En efecto,el fundador del sitio The Black Vault, detectó curiosos datos publicados por el servicio forestal estadounidense, que describen en detalle la extravagante declaración de un presunto testigo, sobre la construcción de una base extraterrestre en Tonto National Forest, cerca de Phoenix, Arizona. Esto surgió a raíz de un correo electrónico enviado por el Departamento a todos los guardaparques: “Esta mañana David recibió una llamada de un hombre que informó sobre la construcción de una instalación secreta en el Cañón cerca del Río Salado, más allá del Pinal Creek (río arriba del lago Roosevelt). La persona que llamo afirmó haber visto unas grúas de construcción salir de los acantilados, de igual manera que observó aviones furtivos y OVNIS, así como personas que trabajaban en el sitio junto con algunos extraterrestres que aparentemente se alimentarían de carne humana. La persona que llamó también explicó que había encontrado una cabeza cortada en los alrededores y tomó algunas fotos. El hombre informó además que tiene 60 años, que no está loco y no usa drogas. Dijo que ya había llamado a la oficina en el lago, pero que no sabía si esas personas estaban involucradas o no”, expresaba el enigmático correo electrónico que se filtró y generó un gran revuelo. Los registros no describen con detalle si dicha comunicación continua o no, pero la dirección de correo sugiere de un posible encubrimiento. De hecho, hay varias declaraciones que promueven la idea de que los EE.UU. lo mantienen en secreto por miedo a imaginar lo que ocurriría si estas noticias serian de conocimiento público. Algunas de las teorías de la conspiración más extravagantes que aparecieron en los últimos años, aseguran que “entidades alienigenas superiores” llegaron hace mucho tiempo a la Tierra, y que los gobiernos de las principales potencias (en especial los EE.UU.) llegaron a un acuerdo con esos extraños seres para evitar que dominen a la raza humana. A cambio de ello, les proporcionarían bases secretas donde vivir en nuestro planeta, incluyendo algo que nos parecería inadmisible, como es un suministro de humanos que les sirva de alimento, además de poder realizar todo tipo de experimentos. Como consecuencia del acuerdo alcanzado, el gobierno estadounidense podría tener acceso a su avanzada tecnología. A partir de esa elucubración que se hace en el párrafo anterior, ¿se imaginan una guerra en la que uno de los involucrados cuente con esta ayuda alienígena? Aunque esta situación pareciese utópica, hay una persona en el mundo quien trata de dar veracidad al asunto. En efecto, George Filer, agente de inteligencia de la Fuerza Aérea de los EE.UU., argumenta que los alienígenas ‘ayudaron’ a los estadounidenses durante la guerra de Vietnam, un conflicto bélico librado entre 1955 y 1975, que terminó en una humillante derrota para Washington, además de innumerables perdidas de vidas. Por lo visto, la ‘intervención extraterrestre’ en el conflicto no los salvo del desastre ¿En que consistió esa ‘ayuda’? no lo sabemos. Lo cierto es que actualmente Filer es el director de la sección oriental de la Mutual UFO Network (MUFON), la mayor organización del mundo dedicada al estudio de los OVNIS y la investigación de la vida en otros planetas. Y es él quien ratifica que esta base militar secreta no sería la única en la Tierra. Incluso, en una serie de informes en línea, conocidos como “Archivos de Filer”, el investigador Scott Heckman habla de un lugar donde decenas de personas también ‘desaparecieron’ sin dejar rastros. Y agrega: “La base más cercana se encuentra ubicada en Tonto National Forest, pero hay otras mas. Lo descubrí mientras acampaba en el desierto de Sierra Ancha, donde pude apreciar a varios OVNIS que volaban por el lugar. Lo hacían volando al sudeste a unos tres mil kilómetros sobre el suelo. Durante ese día, algunos aviones A-10 también usaban el área de entrenamiento. La práctica de reabastecimiento de combustible también tiene lugar aquí tanto de día como de noche. Da la casualidad que en esas áreas ocurrieron numerosas desapariciones inexplicables, como las que se han producido en el condado de Cochise en los últimos 30 años. Varios autos fueron encontrados abandonados en la carretera, en el cual se encontraron los documentos de los propietarios, su dinero y otros objetos de valor, así como las llaves dentro del automóvil, pero sus ocupantes habían desaparecido misteriosamente, y nunca más se supo de ellos” asevero. Si las declaraciones de Filer y de Heckman fueran son reales y concretas - lo que no sería demasiado raro, considerándose que el primero es parte de una de las organizaciones más serias en lo que respecta a lo investigativo del Fenómeno OVNI, como es MUFON - y si ese “acuerdo” incluye una cooperación entre terrestres y alienígenas que signifique aporte tecnológico a cambio de vidas humanas, el tema resulta extremadamente preocupante, por lo que este caso debe ser estudiado y analizado a profundidad para llegar a la verdad. Cabe mencionar que esta clase de encuentros con seres de otros mundos ya había sido anticipado por Stephen Hawking, quien siempre se mostró en contra de entrar en contacto con los extraterrestres, porque no sabríamos cuales serian sus reales intenciones y podrían ser peligrosos, por lo que se mantuvo reacio hasta el final de sus días de enviar al espacio nuestra posición en el Universo y que los alienígenas pudieran conocerlo con exactitud. Ya en el 2010, el científico planteaba que los extraterrestres ‘contactados’ podrían ser simples saqueadores, dispuestos a conquistar y destruir nuestro planeta, tal como ocurrió cuando Cristóbal Colón se topó con los nativos americanos en 1492: “Si lo hacemos, tendríamos mucho que perder porque son mucho más poderosos que nosotros y no podríamos detenerlos, ya que nuestra resistencia seria inútil porque para ellos seriamos seres primitivos y nos verían como nosotros vemos a los insectos”, repetía con insistencia. Las cautelas de Hawking se basaban en la idea de que una civilización extraterrestre que pueda captar nuestras señales y entender de dónde vienen, especialmente si se trata de alienígenas de avanzada tecnología, lo que nos convierte en un objetivo muy fácil para ellos y vendrían en plan de conquista. En cambio, Hawking sí estaba entusiasmado con la idea de viajar a otras estrellas, especialmente porque no tenía grandes esperanzas sobre nuestro planeta. El físico británico estaba convencido de que, para sobrevivir, la humanidad tendrá algún día que abandonar la Tierra y colonizar otros mundos. “Si queremos sobrevivir como especie, debemos también extendernos hacia las estrellas” expreso en reiteradas ocasiones. Entre colonizar otros mundos a que nos ‘colonicen’ los alienígenas hay una gran diferencia ¿no lo creen ustedes?

jueves, 11 de julio de 2019

LA ESFERA DE DYSON: Una megaestructura alienígena que asombra a la ciencia

Parece que, últimamente, el número de “estrellas extrañas” descubiertas por los astrónomos se multiplica. Todo empezó a mediados del 2015 con KIC 8462852 (la famosa “estrella de Tabby”, ¿recuerdan?) y sus inexplicables fluctuaciones de brillo, oscurecimientos aleatorios, aparentemente antinaturales y que llegaron a hacer pensar a más de un astrónomo en la posibilidad de que nos hubiéramos topado, por fin, con una muestra de tecnología extraterrestre, una gigantesca “esfera de Dyson” construida alrededor de la estrella misma para extraer su energía. Por supuesto, solo se trataba de una hipótesis entre muchas, pero hasta que no se encuentre una explicación para tan extraño comportamiento, cosa que aún no se ha hecho, todas las hipótesis son igualmente válidas… Pero Tabby no se quedó sola. Y nuevas estrellas con comportamientos “inexplicables” se han ido sumando a una lista que es aún muy corta, pero que no deja de crecer. La última, o mejor dicho, las últimas en hacerlo, han sido dos estrellas que se encuentran a 360 años luz de distancia y que han sido bautizadas conjuntamente con el nombre de HD 139139. Según explican sus descubridores estas son, a todas luces, las más extrañas encontradas hasta ahora. Y es que en un periodo de apenas 87 días, ambas experimentaron hasta 28 oscurecimientos “anómalos” y para los que no se ha encontrado una explicación. Habitualmente, ese tipo de “parpadeos” en el brillo de una estrella indican la presencia de un planeta, que oculta regularmente parte de su luz cada vez que pasa por delante de ella. Pero eso no funciona en este caso, ya que los oscurecimientos de HD 139139 no siguen un patrón regular, como lo harían si el culpable fuera un planeta en órbita, sino que se producen de forma totalmente aleatoria. Una vez más, los científicos están completamente desconcertados ante el hallazgo. La cuestión es que los repentinos bajones en la luz de HD 139139 se parecen mucho a los que provocan los tránsitos planetarios, todos similares en forma e intensidad. Solo que cuando Andrew Vanderburg y sus colegas de la Universidad de Texas en Austin analizaron más detenidamente los datos, se dieron cuenta de que los “apagones” se sucedían a un ritmo totalmente irregular y sin seguir una pauta aparente. De hecho, los investigadores calcularon que solo cuatro de las 28 caídas de brillo podían achacarse a un objeto orbital. “Llevamos ya diez años observando estrellas con este grado de precisión -asegura Hugh Osborn, del Laboratorio de Astrofísica de Marsella, en Francia, y coautor del estudio-. Pero esta es la primera vez que encontramos algo que parece un planeta en tránsito pero que no tiene una periodicidad aparente. Algo raro está pasando”. Algo raro, sí. ¿Pero qué? Los astrónomos calcularon que si todos los oscurecimientos de HD 139139 se debieran finalmente a tránsitos planetarios, significaría que ese remoto sistema cuenta con un gran número de mundos, muchísimos más de los que tiene cualquier otro sistema planetario conocido. Lo cual no resulta en absoluto probable. “Podría construir para usted un sistema de planetas que explicara todas estas caídas de brillo -asegura Vanderburg- pero sería algo ficticio. Sencillamente, no encaja, igual que el resto de las posibles explicaciones propuestas por el equipo”. Una de esas posibles explicaciones sería que un cinturón de asteroides, o un planeta en plena desintegración, fueran los responsables de los oscurecimientos aleatorios. Pero incluso un mundo hecho pedazos seguiría, según los científicos, produciendo patrones reconocibles en los tiempos de tránsito, y si se tratara de asteroides deberían de ser, todos, del mismo tamaño y densidad (como lo son las caídas en la luminosidad de la estrella), lo cual resulta, una vez más, muy poco probable. Tampoco puede tratarse de manchas solares o de variaciones internas en la luz de la estrella, ya que si así fuera deberían aparecer y desaparecer en cuestión de horas, mientras que las manchas oscuras que vemos en nuestro Sol se prolongan durante días, incluso meses enteros. Así que, y una vez descartadas las explicaciones más lógicas, no queda más remedio que volver a considerar la posibilidad de la megaestructura alienígena. Algo que Vanderburg y su equipo no descartan por completo. Para resumir, una esfera de Dyson sería una mega estructura muy avanzada que tendría que tener un tamaño superior al de la estrella alrededor del cual orbita un planeta. En nuestro caso, al ser el Sol, tendría que ser más grande para poder rodear este gigantesco astro. Pero, ¿cuál es la finalidad de esta estructura? Según el concepto, se usaría para aprovechar al máximo toda la energía de la estrella. Es decir, con esta esfera alrededor del Sol, en la Tierra disfrutaríamos de toda la energía térmica y lumínica del astro, por lo que supliríamos las necesidades energéticas por siglos, probablemente durante toda la vida de este mundo. Obviamente, crear una megaestructura de este tamaño para los humanos con nuestra tecnología es prácticamente imposible. De hecho, no hay material en todo el planeta para tal esfera, por lo que habría que colonizar otros mundos y así tratar de encontrar cuanto sería necesario para tal hazaña, pero ni aun así podríamos lograrlo. Se cree por ello que esta sería una forma en que las civilizaciones súper avanzadas aprovecharían totalmente la energía de su estrella para seguir desarrollándose como tal. Parece algo sacado de la ciencia ficción, pero no lo es. ¿Seremos capaces algún día de poner en marcha un ingenio similar? Tal vez, pero ninguno de nosotros lo veremos.

jueves, 4 de julio de 2019

MISTERIOS DE LA BIBLIA: Los Ángeles Caídos

Según las Sagradas Escrituras, los Ángeles Caídos o Nefilim son todos aquellos ángeles expulsados del cielo como castigo por desobedecer o rebelarse contra Dios. Las Sagradas Escrituras nos dicen también que un ángel caído tendrá que vagar por la Tierra hasta el día del juicio final cuando serán desterrados y enviados al infierno. El ángel caído más conocido y quien lidero la rebelión fue Lucifer, el cual era muy bien considerado - de ahí que su nombre significara “Portador de la luz” - pero según la Biblia, convertido en serpiente tentó a Adán y Eva a desobedecer los mandatos divinos para poder convertirse en dioses, motivo por el cual mordieron la manzana y fueron castigados. En cuanto a Lucifer, aunque en principio podía visitar a Dios en el cielo, no abandonó su actitud soberbia y arrogante hasta que al final fue definitivamente expulsado junto a otros doscientos ángeles rebeldes, condenados a vagar por la Tierra hasta que llegue el día del Juicio Final: “Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron con el Dragón. También el dragón y sus ángeles combatieron pero no prevalecieron y no hubo ya en cielo lugar para ellos. Y fue arrojado el gran Dragón, la serpiente antigua, el llamado Diablo y Satanás, el seductor del mundo entero” Apocalipsis 12,7-9. Existen tres motivos principales que nos explican por qué se rebelaron algunos ángeles: libre albedrío, lujuria y vanidad. Cuando Dios creó a los ángeles, los dotó de entendimiento y libertad; pero algunos ángeles comenzaron a cuestionar y alejarse de Dios, conforme se iban alejando se iban formando las jerarquías angelicales, algunos se alejaron totalmente y convertidos en humanos, fueron los gigantes que poblaron la Tierra; Los ángeles que cayeron por lujuria, entre los que destacan Semyazza, Samael y Azael, son mencionados en escrituras apócrifas como El libro de Enoc donde se dice que Dios le pidió a los Grigori (un grupo selecto de 200 ángeles) para ayudar a los arcángeles en la creación del Edén, pero cuando los Grigori bajaron a la Tierra conocieron a las hijas de los hombres de quienes se enamoraron y con las que se casaron. Esto provocó la furia de Dios que los desterró del cielo convirtiéndolos en demonios. El Libro de Enoc menciona un total de 200 ángeles caídos, de los cuales sólo aparecen los más importantes, entre nombres de los ángeles caídos: Samyaza, su líder; Urakabarameel, Akibeel, Tamiel, Ramuel, Danel, Azkeel, Saraknyal, Asael, Armers, Batraal, Anane, Zavebe, Samsaveel, Ertael, Turel, Yomyael y Azazyel o Azazel; Pero el motivo más grave que llevó a rebelarse a otros ángeles fue el orgullo o vanidad (considerado dentro de los siete pecados capitales). Según las Sagradas Escrituras, Dios creo a Luzbel, a quien dotó de una gran inteligencia, perfección y hermosura para que organizara al resto de los ángeles; de esta manera Luzbel (también llamado Lucifer) llegó a ser tan poderoso, que la vanidad se apoderó de él y lo hizo sentirse superior a Dios, lo que lo llevó a competir en su contra. Por esta razón Dios lo desterró del paraíso y junto con él una tercera parte de la corte celestial que se le había unido. Llamado desde entonces Satanás (que significa adversario) es el Diablo que todos conocemos y que según el Apocalipsis, será lanzado en el gran lago de fuego y azufre, donde están la bestia y el falso profeta junto a los ángeles caídos; y serán atormentados día y noche por siempre jamás.

jueves, 27 de junio de 2019

OVNIS SOBRE KANSAS CITY: ¿Un proyecto secreto del Pentágono?

No cabe duda que ciertos avistamientos de extraños objetos en el cielo, suelen ser confundidos por los testigos con naves alienígenas al ignorar su origen y este puede ser el caso. En efecto, dos supuestos OVNIS de color blanco fueron captados el pasado jueves sobre la ciudad de Kansas City (Missouri, EE.UU.) y despertaron el interés público, ya que incluso el Servicio Meteorológico Nacional parecía perplejo acerca de su origen. Es mas, el ente admitió a través de un tuit que “honestamente no tenemos ninguna explicación para los objetos flotantes sobre Kansas City”. Como podéis imaginaros, este suceso ha sido muy comentado en la Red, donde además de la conocida teoría de conspiración, de que dichas naves son parte de una invasión alienígena a nuestro planeta, existen otras hipótesis que se manejan al respecto, como aquella que asegura que las esferas blancas – que por cierto han sido vistas en diferentes puntos del planeta - forman parte del proyecto ‘Loon’ de Google, una red cada vez mayor de globos de helio equipados con Wi-Fi para expandir el acceso a la banda ancha sobre el terreno, al menos, eso quieren hacernos creer. Se dice además que uno de los usuarios hasta intentó ‘demostrar’ que dos de los globos del gigante tecnológico podrían ser, según su ubicación, los OVNIS en cuestión. No obstante, Scott Coriell, ingeniero de Loon, lo desmintió en un correo electrónico, afirmando que “la compañía no tiene ningún globo que opere actualmente en el área de Kansas City” según publica The Daily Express. Para llegar al fondo del asunto, el tabloide británico contactó con la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de EE.UU. (DARPA, por sus siglas en inglés) que no confirmó que los OVNIS sobre Kansas City fueran suyos, pero sí indicó que recientemente la DARPA lanzó unos globos blancos del proyecto ‘ALTA’ (Adaptable Lighter Than Air) desde Cumberland (Maryland, EE.UU.). La DARPA incluso tuiteó al respecto el 18 de junio. Si bien es probable que el propósito real del programa ‘ALTA’ permanezca clasificado - como muchos otros, que ha dado origen a numerosas especulaciones - la DARPA solo dice que quiere “desarrollar y probar un vehículo más ligero que el aire adecuado para grandes altitudes y capaz de navegar por el viento en rangos extendidos”. Si los OVNIS sobre Kansas City son estos globos de ALTA, entonces parecen haber cumplido ese objetivo, ya que a la deriva se habrían desplazado hasta el centro geográfico del país en dos días. Pero si no lo son, tal vez sean efectivamente de origen extraterrestre y las autoridades tratan de ocultar el hecho desinformando a la opinión pública acerca de lo que son en realidad. ¿Algún día sabremos la verdad?

jueves, 20 de junio de 2019

VULCANO: El planeta fantasma

Seguramente a más de uno le suena que Vulcano era el hogar ancestral del hiperlógico Spock de Star Trek. Pero Gene Roddenberry, creador de la serie televisiva americana de los años sesenta, no se sacó ese nombre de la manga. El planeta ya existía. O al menos existía en la imaginación de astrónomos del siglo XIX, en particular en la de Urbain Le Verrier. Todo indicaba que estaba ahí. Y ese 'todo' eran los cálculos de eminentes científicos que conocían a la perfección ese Universo que había legado Isaac Newton y las leyes que lo regían desde 1687. La ley de la gravitación universal había explicado el movimiento celestial de los astros sin lugar a dudas durante dos siglos y, según ese marco teórico, lo único que podía explicar la órbita de Mercurio, uno de los fenómenos más desconcertantes del Sistema Solar, era la existencia de un planeta hasta entonces no avistado. "Un planeta, o si uno prefiere un grupo de planetas más pequeños que circulan en las proximidades de la órbita de Mercurio, sería capaz de producir la perturbación anómala sentida por el último planeta", propuso en 1859 Urbain Joseph Le Verrier, el más famoso astrónomo del mundo en ese entonces y director del Observatorio de París. Así como su existencia, el nombre de ese planeta que orbitaba tan cerca de las llamas del Sol tenía sentido: Vulcano, el equivalente romano del dios griego Hefesto, el herrero divino. Le Verrier no fue el primero en sospechar la presencia del planeta fantasma: Un diagrama del Sistema Solar para escuelas y academias fue publicado por la litografía neoyorquina E. Jones & G.W. Newman, en 1846. Sin embargo, el hecho de que fuera precisamente ese gran astrónomo quien diera a conocer la hipótesis de que fuera Vulcano el causante de la excentricidad de la órbita del planeta más pequeño le daba peso dada la razón de su excelente reputación. Unos 13 años antes, Le Verrier había hecho pública en la Academia Francesa su predicción de la posición de un planeta que perturbaba la órbita de Urano. Además, se la había enviado por carta a Johann Galle del Observatorio de Berlín quien al recibirla, el 23 de septiembre de 1946, se había puesto inmediatamente en la tarea de buscar el entonces desconocido planeta. En cuestión de pocas horas lo ubicó a sólo 1º de la posición predicha: Era Neptuno. Le Verrier había revelado su existencia a punta de cálculos matemáticos. Así como Mercurio, Urano - el planeta conocido que estaba más lejos del Sol - mostraba una pequeña discrepancia en su órbita que no podía ser explicada por la fuerza de gravedad de los otros planetas y el Sol.Sin embargo, partiendo de la ley de gravedad y suponiendo la presencia y movimiento de un cuerpo celeste más distante que Urano, había logrado no sólo descubrir un nuevo astro y convertirse él mismo un astro de la ciencia, sino además, reafirmar la verdad newtoniana. Para resolver la incógnita del excéntrico Mercurio – cuyo perihelio (el punto en el que pasa más cerca del Sol) parecía cambiar ligeramente con cada órbita – Le Verrier había seguido el mismo método, con la misma meticulosa atención a los detalles. Tras calcular la influencia que tenía la atracción gravitatoria de Venus, la Tierra, Marte y Júpiter, sus predicciones de la órbita de Mercurio estaban siempre ligeramente erradas. Sucede que ese último planeta sencillamente nunca estaba donde se suponía de acuerdo a todos los conocimientos de la época. La solución al enigma debía ser, como en el caso de Urano, la presencia de Vulcano, pero sólo hacia falta encontrarlo. El lío en esta ocasión era que estaría tan cerca del Sol que sólo podría verse durante eclipses totales o si pasaba directamente entre la Tierra y el Sol, cuando se aparecería como un círculo oscuro recorriendo en línea recta de oeste a este la cara de nuestra estrella. El siguiente eclipse no estaba lejos: julio de 1860, no obstante, dado que hasta que no fuera satisfactoriamente explicada la anomalía mercurial el cosmos seguiría en desorden, era preferible encontrar a Vulcano lo antes posible. ¿O quizás los astrónomos dedicados a observar la superficie del Sol ya lo habían visto sin darse cuenta? sorpresivamente, así era. Un doctor aficionado a la astronomía llamado Edmond Modeste Lescarbault unos meses antes había observado con su telescopio un punto negro pasando por delante del Sol, había tomado nota del tamaño, la velocidad y la duración del tránsito. Meses después, tras leer sobre el planeta hipotético de Le Verrier, le mandó una carta con todos los detalles. El renombrado astrónomo fue a visitarlo, revisó el equipo y las notas del doctor y, entusiasmado, anunció el descubrimiento de Vulcano a principios de 1860. Sin embargo, aún era necesaria la confirmación independiente de un profesional y el nuevo planeta era tremendamente difícil de divisar. Aunque muchos, frustrados, empezaron a dudar de su existencia, Vulcano se convirtió en uno de los cuerpos celestes más buscados de la astronomía... y ‘encontrados’. A lo largo de los años hubo avistamientos de aficionados y astrónomos respetados, su existencia fue confirmada y desmentida varias veces, los medios difundieron la noticia de su presencia más de una vez y la especulación persistió hasta el siglo XX, más exactamente, hasta un día de noviembre de 1915. La existencia real o imaginaria de Vulcano llegó a su fin en la Academia Prusiana de las Ciencias cuando Albert Einstein desbarajustó la visión que se tenía del Universo con su Teoría de la Relatividad General. Poco antes de presentarla la había usado para armar el rompecabezas de Mercurio y comprobó que explicaba perfectamente la discrepancia en su órbita. "Einstein no sólo dijo, mis cálculos son mejores. Dijo: 'Tienen que cambiar fundamentalmente la idea que tienen de las características de la realidad", le explicó a National Geographic Thomas Levenson, profesor de MIT y autor de "The Hunt for Vulcan". El meollo de la Relatividad General es que el espacio y el tiempo no son estáticos, sino dinámicos y pueden cambiar. Lo que Einstein argumentó para explicar la peculiaridad de la órbita de Mercurio fue que un objeto masivo – en este caso el Sol – era capaz de doblar el espacio y el tiempo y alterar el camino de la luz, de manera que un rayo que pase cerca del Sol recorre un camino curvo. "Desmentir la existencia de Vulcano fue central para Einstein porque mostró que esta extraña y radicalmente nueva idea suya de que el espacio-tiempo fluye era en realidad la manera correcta de ver el Universo", subrayó Levenson. Mercurio no estaba siendo arrastrado por algún otro objeto, concluyó, simplemente se movía a través del espacio-tiempo distorsionado. Así, "Vulcano fue expulsado del cielo astronómico para siempre", escribió el autor Isaac Asimov en su ensayo científico "El planeta que no fue" de 1975. Con todo el respeto que tiene bien merecido, quizás debió especificar que fue expulsado de nuestro Sistema Solar para quizás, "alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar", encontremos uno que otro vulcano. Y no nos sorprendería que con los continuos descubrimientos de exoplanetas que ocurren gracias los telescopios espaciales, así fuera.