TIEMPOS DEL MUNDO

jueves, 6 de diciembre de 2018

EXPLORADORES DE OTROS MUNDOS: Científico de la NASA admite que la Tierra ya ha sido visitada por extraterrestres

Como sabéis, el contacto con formas de vida del espacio exterior es un tema que ha fascinado a los seres humanos durante generaciones, motivando desde al campo de la literatura hasta la investigación científica. Pero ahora, un científico de la NASA ha declarado que estas formas de vida podrían haber visitado ya nuestro planeta y que, en definitiva, no serían como las imaginamos. En efecto, en un artículo de investigación publicado este martes por The Sun, el doctor en ciencias biofísicas Silvano P. Colombano ha abordado el tema, proponiendo al SETI (el programa de la NASA dedicado a esta tarea) nuevos enfoques para la investigación de vida alienígena. Colombano sugiere que, a la luz de los recientes descubrimientos de sistemas planetarios que podrían albergar vida, es necesario un acercamiento “más agresivo” en esta búsqueda. El académico retoma algunas suposiciones generales que hasta el momento han regido la búsqueda de vida extraterrestre y las replantea. Una de ellas es que la idea de que las civilizaciones inteligentes deben estar integradas por seres con base de carbono. Colombano señala que, debido a lo que sabemos del origen de la vida en el universo, es lógico asumir que se requiera de la presencia de ciertos elementos para el desarrollo de seres vivientes. No obstante, las formas de vida con base de carbono - es decir, todo ser viviente en la Tierra - podrían no ser más que “el inicio” de un largo proceso evolutivo que derivaría en otro tipo de formas de vida, no necesariamente basadas en este elemento. “[Apenas] Llevamos 50 años de evolución computacional y ya hablamos de ‘super-inteligencias’, y poco a poco vamos haciendo simbiosis con los dispositivos computarizados”, argumento. “No digo que esto amenace nuestra supervivencia como especie. Solo quiero señalar que la inteligencia que elija contactarnos (sino es que lo ha hecho ya) podría no ser un organismo con base de carbono, como nosotros”, señala. Dicha simbiosis entre organismos biológicos y máquinas sería la clave para lograr los viajes interestelares, actualmente vedado a los humanos por su corta esperanza de vida. “¿Cómo cambiaría nuestro entendimiento de un viaje interestelar? Nuestra esperanza de vida ya no sería una limitante y quizá el ‘explorador’ podría ser un diminuto ser súper inteligente”, indica el autor. En su artículo, Colombano también cuestiona la idea de que los seres humanos “no hemos sido ni estamos siendo visitados por extraterrestres”. A este respecto, señala que la ciencia ha subestimado el fenómeno OVNI, a pesar de la existencia de evidencias encontradas y extraños avistamientos difíciles de explicar. Según él, existen tres motivos por los cuales los Objetos Voladores No Identificados no se han investigado a fondo: la extremadamente baja probabilidad del viaje interestelar según parámetros humanos, la proliferación de información fraudulenta, noticias falsas y errores de percepción, y el rechazo generalizado hacia el fenómeno por parte de la comunidad científica. Para trascender esto, Colombano propone transformar el enfoque, es decir, abrir las posibilidades de lo que se podría encontrar al investigar la vida extraterrestre. “Si adoptamos nuevas posturas sobre las formas de vida inteligente y la tecnología que podríamos encontrar, algunos de estos fenómenos podrían encajar en hipótesis específicas y ello nos llevaría a un acercamiento más serio”, apunta. Finalmente, Colombano propone que físicos, tecnólogos y hasta sociólogos, expandan su objetivo y se abran a nuevas ideas. Para esto ayudaría tomar en cuenta la simbiosis de la biología y las máquinas así como repensar bajo qué medio otras civilizaciones podrían contactar con la raza humana. Lo anterior, puntualiza el investigador de la NASA, no significaría sacrificar las teorías ya existentes, sino enriquecer el enfoque de la investigación abriendo el entendimiento a estos nuevos conceptos.

jueves, 29 de noviembre de 2018

CHINA: Un cráneo “alienígena” que se presta a toda clase de suspicacias

Para nadie es un secreto que los cráneos son una parte interesante del esqueleto, porque nos ofrece una idea de cómo era la persona, animal o criatura. Para los investigadores, los cráneos también les dan mucha información sobre dieta, salud, edad e incluso el tamaño del cerebro. A lo largo de la historia, se han descubierto muchos cráneos extraños que parecen ir en contra de todos lo establecido. A veces, tales calaveras provocan debates sobre su origen, con algunos creyendo firmemente que los misteriosos cráneos, que no se parecen a ninguna especie humana, son de hecho de origen extraterrestre, y como tal, pueden y debe considerarse como la evidencia definitiva que demuestra que nuestro planeta ha sido visitado desde el pasado por seres provenientes de otros mundos. Uno de estos cráneos fue hallado en 1930, pero mostrado públicamente en 1999. Se dice que perteneció a un niño extraterrestre o híbrido extraterrestre-humano. Aunque el cráneo inferior era similar al de un niño, el cráneo superior era realmente enorme. La datación por radiocarbono demostró que tenía 900 años y científicos anónimos confirmaron que era el cráneo de un extraterrestre. Pero ahora un investigador chino asegura tener otro cráneo de similares características. Li Jianmin, un escritor chino de ciencia ficción y autoproclamado investigador OVNI, ha revelado tener un cráneo extraterrestre. El investigador exhibió su descubrimiento en un seminario en Pekín el mes pasado. Según ha informado el medio chino The Global Times, el supuesto cráneo extraterrestre es de color marrón y mide casi 16 cm de diámetro. Además, tiene dos “capas distintas”, a diferencia de los cráneos humanos, lo que podría significar que es de origen extraterrestre. Jianmin explicó que consiguió el misterioso cráneo de un coleccionista privado que lo había comprado a un vendedor ambulante en Mongolia Interior, una región autónoma en el norte de China. El coleccionista estaba leyendo un libro de Li cuando vio una imagen de una calavera que se parecía a la que había comprado. “El coleccionista estaba leyendo una de mis novelas cuando descubrió que el cráneo se parecía mucho al de una ilustración”, dijo Jianmin. Luego de que el coleccionista se puso en contacto con Li, el escritor chino comenzó un estudio de 103 páginas durante los siguientes cuatro meses para confirmar los orígenes del hallazgo. Jianmin dijo que realizó la espectroscopia Raman, una técnica que analiza las vibraciones moleculares, y también utilizó un microscopio de fuerza atómica para comparar su hallazgo con otros supuestos cráneos alienígenas descubiertos en otros lugares. Pero cuando los periodistas presentes en el seminario le preguntaron sobre las pruebas realizadas, Jianmin reconoció que aún no había realizado una prueba de ADN, lo que podría probar si el cráneo es en realidad de una criatura terrestre o de otro mundo. El investigador se justificó diciendo que análisis costaba cerca de 100.000 yuanes (más de 12.000 €). Y es por este motivo que los más escépticos han asegurado que por muy efectivos que sean, los métodos utilizados por Jianmin no proporcionan evidencia de que el cráneo llegó a nuestro planeta desde el espacio exterior, algo que un análisis de ADN podría hacer. A pesar de las críticas recibidas en las redes sociales chinas, el escritor chino insiste en que el cráneo es de origen extraterrestre. “Doy la bienvenida a las preguntas y al escepticismo, pero si decides desafiarme, asegúrate de traer evidencias”, concluyó Jianmin. Esta no es la primera vez que investigadores independientes afirman haber descubierto el cráneo de una forma de vida extraterrestre. En el 2016, un equipo de exploradores liderados por el científico Vladimir Melikov encontraron dos misteriosos cráneos junto con un maletín con emblemas nazis en una cueva en el monte Bolshoi Tjach, Rusia. El profesor Melikov llegó a la conclusión de que los cráneos probablemente pertenecían a una especie exótica de otros mundos que visitó la Tierra en el pasado. Además, el maletín, de color marrón con mango de cuero, tenía el emblema de la sociedad secreta Ahnenerbe en la parte superior. Como sabéis, esta organización secreta nazi conocida como la “Sociedad de Estudios para la Historia Antigua del Espíritu”, fue fundada el 1 de julio de 1935 por Heinrich Himmler y Herman Wirth para demostrar que los nórdicos gobernaron el mundo en el pasado. Pero también se dedicaron a la ufología, a lo oculto, y a la investigación paranormal. Por lo visto, pareciera ser que de nuevo nos encontramos con uno de estos hallazgos que crean polémica. Y otra vez los científicos intentarán desacreditar el descubrimiento - con mayor razón cuando su “descubridor” se niega a someterlo a la prueba del ADN para confirmar su procedencia - mientras los creyentes aseguran que se trata de una evidencia de que los extraterrestres visitaron nuestro planeta y quien sabe, tal vez continúen entre nosotros.

jueves, 22 de noviembre de 2018

MENUDA INQUIETUD: ¿Por qué los extraterrestres carecen de pelo?

Cuando consultamos la palabra “extraterrestre” en el buscador Google Imágenes, aparecen ante nosotros decenas de ilustraciones donde aparecen representados. Durante el siglo pasado, la imaginación dotó a estos misteriosos invasores llegados de otro mundo de una gran variedad de formas. Grandes unas veces y diminutos otras, poseedores de tres ojos o de uno solo, el caso es que estos visitantes, ya sean pacíficos o agresivos, son de lo más variopinto. Su descripción podría llenar un libro entero de “exozoología”, como se hacía antiguamente con los catálogos razonados que recogían las diferentes variedades de seres vivos que los naturalistas encontraban a su paso. No obstante, por muy diversas que sean estas figuras, hay un aspecto que llama la atención por su constancia: la mayoría son calvos. Pensemos, por ejemplo, en los grises, los reptilianos o los annunakis, como a veces los llaman los expertos en la materia: estos extraños visitantes no tienen ni rastro de pelo en la cabeza. ¿Es realmente una coincidencia? La mayoría de los relatos que tratan sobre la vida extraterrestre describen civilizaciones infinitamente superiores a la nuestra (lo cual explica que posean los recursos tecnológicos necesarios para venir a visitarnos) y nos vean como seres primitivos y salvajes que hacen uso de la violencia – a través de las guerras – para imponerse a los demás. A este respecto, podría estar en juego una cierta representación de la teoría de la evolución. La hipótesis implícita en la que se sustenta la descripción física de estos seres es que, al estar muy por delante de nosotros, representarían, en cierto modo, nuestro futuro desarrollo biológico. Estas criaturas extraordinarias, dotadas de una cabeza a menudo desproporcionada en relación con el cuerpo, constituirían oscuramente la etapa final de nuestro futuro. Podría decirse que el cabello, primo del pelo, se considera, sin duda, un rasgo de aparente animalidad impropio de una conciencia superior. Además, los cabellos y los pelos, que tal vez tuvieran utilidad en épocas en las que los hombres se veían expuestos a las inclemencias de la temperatura, estarían abocados - puesto que la función crea el órgano - a desaparecer lentamente para dejar expuesta toda la potencia de un córtex que tiende a ser cada vez más voluminoso. Esta forma de entender la evolución biológica - ¿acaso nos sorprende? - no respeta demasiado la ortodoxia de la teoría darwiniana, sino que tiene más bien acentos claramente lamarckianos. En efecto, Jean Baptiste de Monet, conocido como Chevalier de Lamarck, consideraba, al igual que Darwin, que las especies no eran inmutables; pero su teoría, contrariamente a la de aquel, sostenía que los seres evolucionaban según las leyes de una misteriosa fuerza vital, presente en toda forma de vida, que orientaba la evolución biológica. El ejemplo más emblemático de esta teoría es la idea de que las jirafas tienen el cuello largo porque la fuerza vital se lo ha alargado, debido a que su alimento se encuentra en la copa de los árboles. Más tarde, esa adaptación adquirida se volvía innata. El medio natural influye a este respecto, influencia que solo se explica por la intervención de una hipótesis metafísica - la fuerza vital - en la estructuración biológica de los seres. En cambio, Darwin concebía la evolución de las especies como la consecuencia de un proceso natural de selección que permite la supervivencia de los individuos mejor adaptados. Dicho de otro modo, los individuos no se adaptan biológicamente a su entorno; si sobreviven, es porque, como resultado de combinaciones genéticas azarosas, están mejor adaptados que los demás. Con arreglo a esta teoría, a las jirafas no les creció el cuello de repente, sino que el azar hizo que algunas tuvieran el cuello más largo que otras, lo que les daba mayores facilidades para alimentarse y, por tanto, para reproducirse. Poco a poco, o de forma repentina según los casos, el genotipo de la especie más adaptada se expandió, mientras que el de la otra especie se extinguió. Volviendo a los extraterrestres, esta representación de seres superiores estadísticamente desprovistos de pelo parece delatar el imaginario lamarckiano de quienes los concibieron. Debemos ser muy claros: sería un verdadero milagro que todos esos seres del espacio hubieran seguido una evolución idéntica hacia la calvicie. Por supuesto, a veces se producen coincidencias extraordinarias. Pero en este caso tal vez sería más sensato, y en cualquier caso más parsimonioso desde el punto de vista intelectual, tomarse en serio la idea de que tales descripciones son meras invenciones humanas que delatan la concepción errónea que, en general, tenemos de la teoría de la evolución.

jueves, 15 de noviembre de 2018

LA NOSTRADAMUS DE LOS BALCANES: Revelan las inquietantes profecías de Baba Vanga para el 2019

Baba Vanga es, sin duda, la vidente y mística más famosa de todos los tiempos. Nacida en 1911 en Strumica, una ciudad que en aquella época pertenecía al Imperio otomano y que actualmente forma parte de la República de Macedonia, Vangelina Pandeva Gushterova - su nombre original - predijo con una sorprendente exactitud la caída de la Unión Soviética, los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, el calentamiento global y la elección del califa de ISIS, el musulmán encubierto Barack Hussein Obama, como presidente de los EE.UU. Las profecías de Vanga son tan misteriosas como su propia vida, y por este motivo es también conocida como la Nostradamus de los Balcanes. Sin embargo, son muchos los que continuamente intentan desacreditar sus visiones asegurando que, a pesar de su gran popularidad, es difícil determinar lo que Vanga realmente predijo en su vida. Sostienen que la vidente búlgara no escribió ni registró la mayoría de sus profecías, todas sus palabras fueron escritas por otros. De hecho, es posible que todas las profecías que se le atribuye a Vanga sean citas erróneas, o incluso completamente falsas, inventadas según han ido ocurriendo los sucesos. Incluso así, los defensores están convencidos de que sus peores predicciones acabarán cumpliéndose, como una guerra nuclear en Europa que la dejará deshabitada para el 2025. Según predijo Baba Vanga, Europa se quedará ‘casi vacía’ y se convertirá en un páramo casi desprovisto de cualquier forma de vida. Sin embargo, la última profecía de la clarividente búlgara nos sitúa en el año 3797, cuando todo en la Tierra dejará de existir. Aunque también hay que decir, que los humanos estarán lo suficientemente avanzados como para trasladarse a un nuevo sistema estelar. ¿Pero qué ocurrirá antes? Como han revelado diversos medios, Vanga dejó unas inquietantes profecías para el 2019. Como sabéis, estamos a las puertas del nuevo año, y aunque Baba Vanga no habló en ningún momento del 2019, mencionó varias veces el final de la segunda década del “próximo siglo”. Esto nos sitúa al próximo año, y sus profecías no dejaron indiferente a nadie. Pero ahora, debido que estamos justo en el momento de sus visiones, son muchos los que se han hecho eco de sus profecías para el último año de la segunda década del siglo XXI. Y si a esto le sumamos los convulsos momentos en los que esta sumido el planeta, nos encontramos en que han recibido mucha más relevancia que sus anteriores profecías. Esto es lo que nos deparará el 2019, según sus predicciones: “Las acciones de un gran país sumieran a todo el mundo en la confusión”: Aquí solo hay tres opciones: los EE.UU., China o Rusia. Los expertos en las profecías de Vanga no se ponen de acuerdo a que país hacia referencia. Pero la teoría popular es que se trate de Rusia, ya que la mística afirmó que dominaría el mundo. En 1979, durante una reunión con el artista Valentin Sidorov, dijo: “Todo se descongelará, como si fuera hielo, solo quedará intacto uno: la gloria de Vladimir, la gloria de Rusia. Nadie puede detener a Rusia. Todo será eliminado a su paso y no solo se mantendrá, sino que también se convertirá en el señor del mundo y el viejo orden será sustituido por uno nuevo”: Se dice que, en los últimos años, Vanga repitió esta visión con bastante frecuencia indicando específicamente el final de la segunda década de nuestro siglo. Los expertos creen que esta profecía estaba haciendo referencia al Nuevo Orden Mundial, dirigido por un poderoso grupo en secreto con la única intención de controlar a la población. Pero aparte de la teoría de la conspiración, The Financial Times publicó un interesante artículo sobre la cumbre de Donald Trump y Vladimir Putin el pasado 16 de julio, apodada como la “cumbre de la traición”, la cual se centró en como Trump vendió sus propias instituciones de inteligencia y la propia democracia estadounidense a un adversario. Al parecer, la cumbre de Helsinki fue un encuentro donde se creó el Nuevo Orden Mundial. Las personas se matarán entre sí por su fe, confiando en la justicia de tales asesinatos: La verdad es que esta profecía ya se está cumpliendo. Solo hay que ver la creciente confrontación en el Medio Oriente, la amenaza real de los terroristas que actúan en nombre de Alá, los cuales haciéndose pasar como ‘refugiados’ invaden Europa para desatar el terror “entre los cruzados” según sus propias palabras. La tierra se rebelará, y muchos morirán por esta razón: Nadie lo puede negar, los desastres naturales en forma de volcanes, terremotos, monstruosos huracanes, inusuales cataclismos climáticos ya están ocurriendo en la actualidad. Pero según Vanga, el próximo año será mucho peor, con megaterremotos nunca antes vistos, destructivos tsunamis, e incluso amenazas procedentes del espacio exterior, como un asteroide o meteorito. Una de las principales predicciones de la “Nostradamus de los Balcanes” dadas a conocer el pasado año, fue que China podría superar a EE.UU. como el país más poderoso del mundo. Y así ha sido, ya que su liderazgo económico a nivel internacional se ha visto superado ampliamente por los chinos. El último dato señala que el gigante asiático es la región del planeta que más aporta al crecimiento mundial, con el 31,5% del avance de la producción global, superando así a la contribución conjunta de EE.UU., Japón y Europa. Y la otra, por desgracia, no se puede confirmar, ya que se trata del descubrimiento de una nueva forma de energía en Venus. En julio del 2018, la NASA lanzó la Parker Solar Probe, una sonda espacial que usará la gravedad de Venus durante un lapso de tiempo de siete años, mientras estudia el viento solar y la energía que calienta el plasma circundante. Debido a que los descubrimientos de que la NASA son secretos, no sabemos sin han hallado la “nueva forma de energía”, que podría erradicar el hambre mundial. También cabe decir, que no todas las profecías de Baba Vanga anunciaban catástrofes. Los expertos en las predicciones de la vidente búlgara mencionan que también habló sobre la cura del cáncer, la inmortalidad, misiones espaciales al Sol y muchos otros eventos que podrían ocurrir en el futuro, sin mencionar una fecha específica, pero que depende de la gente. Y si tomamos en cuenta las palabras de la vidente búlgara: entendió perfectamente que el futuro es ambiguo, que se puede cambiar radicalmente para bien o, por el contrario, llegar a hacer realidad el Apocalipsis. Pero todo parece indicar que el próximo 2019 sea un punto de inflexión para nuestra civilización.

jueves, 8 de noviembre de 2018

OUMUAMUA: ¿Un objeto diseñado para el viaje de reconocimiento interestelar por una civilización avanzada?

Los asteroides son objetos rocosos que orbitan alrededor del sol y son demasiado pequeños para llamarse planetas. También son conocidos como planetoides o planetas menores. Hay millones de asteroides, que varían en tamaño desde cientos de kilómetros hasta varios metros de ancho. Esta es la definición de un asteroide, pero también son los testigos de la historia del universo. Pero si tenemos que hablar de asteroides, ninguno ha llamado tanto la atención como ‘Oumuamua’, un misterioso objeto interestelar en forma de cigarro que navegó más allá de la Tierra a 156.428 km/h en octubre del año pasado. Como sabéis, el telescopio Pan-STARRS-1, ubicado en Hawái, detectó dicho asteroide el 19 de octubre del 2017, y fue observado decenas de veces a la semana siguiente. Bautizado como ‘Oumuamua’, que en hawaiano significa el mensajero de lejos que llega primero, pasó cerca de la Tierra a aproximadamente 85 veces la distancia a la Luna. Los astrónomos quedaron completamente desconcertados ya que fue el primer objeto interestelar visto en nuestro sistema solar. En un principio se pensó que podría ser un cometa, sin embargo, no mostraba ningún comportamiento esperado de un cuerpo celeste, como una cola de partículas de hielo y polvo. Se calculó que ‘Oumuamua’ tenía hasta 400 metros de largo y 10 veces más largo que ancho. Estos datos confusos provocaron todo tipo de hipótesis en la comunidad científica, incluso los investigadores del Breakthrough Listen, un programa financiado por el fallecido físico Stephen Hawking, anunciaron que no encontraron evidencias de que se tratara de origen extraterrestre. Sin embargo, ahora un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard ha sugerido que el visitante interestelar ‘Oumuamua’ podría ser en realidad una sonda alienígena. Según afirma un estudio reciente publicado esta semana por The Daily Express, el misterioso asteroide podría tratarse de una gigantesca vela solar extraterrestre enviada para buscar signos de vida. Los astrónomos del centro de astrofísica Harvard-Smithsonian (CfA por sus siglas en ingles) analizaron su extraña forma de cigarro, el inesperado aumento en la velocidad y cambio en la trayectoria a medida que pasaba por el sistema solar interior el pasado año, llegando a la conclusión de que el extraño objeto podría ser una vela luminosa de origen artificial. El estudio titulado ‘¿Podría la presión de radiación solar explicar la aceleración peculiar de Oumuamua?’, ha sido realizado por Shmuel Bialy, investigador postdoctoral del Instituto de Teoría y Computación (ITC) de CfA, el profesor Abraham Loeb, director de ITC, y el profesor de ciencias Frank B. Baird Jr. de la Universidad de Harvard y el presidente del Comité Asesor de Breakthrough Starshot. Los investigadores dicen que la extraña aceleración podría ser el resultado de la radiación solar empujando una vela solar gigante. Explicaron que una vela de tan solo una fracción de milímetro de espesor (0,3-0,9 mm) sería suficiente para que una lámina de material sólido sobreviviera el viaje a través de toda la galaxia. Velas solares con dimensiones similares han sido diseñadas y construidas por humanos, incluido el proyecto IKAROS, una sonda espacial lanzada por la agencia espacial japonesa en el 2010, y el proyecto Breakthrough Starshot. “Considerando un origen artificial, una posibilidad es que ‘Oumuamua’ es una vela luminosa, que flota en el espacio interestelar como escombros de un equipo tecnológico avanzado”, han escrito los investigadores. “El hecho que no se haya encontrado evidencia de transmisiones de radio, significa que su misión había terminado y se haya convertido en el desecho de un naufragio, similar a los restos de barcos que existen en los océanos” indicaron. El profesor Loeb escribió en la revista de divulgación científica Scientific American que ‘Oumuamua’ podría ser el primer caso conocido de una reliquia artificial que entró en nuestro Sistema Solar desde el espacio interestelar.“Esta oportunidad establece una base potencial para una nueva frontera de la arqueología espacial, a saber, el estudio de las reliquias de civilizaciones pasadas en el espacio”, explicó Loeb en el articulo publicado el pasado mes de septiembre. “Encontrar evidencia de basura espacial de origen artificial proporcionaría una respuesta afirmativa a la antigua pregunta’ ¿Estamos solos? ‘. Esto tendría un impacto dramático en nuestra cultura y agregaría una nueva perspectiva cósmica a la importancia de la actividad humana”. Loeb dijo al portal de astronomía Universe Today que ‘Oumuamua’ podría ser una pieza activa de tecnología alienígena que vino a explorar nuestro Sistema Solar, de la misma manera que esperamos explorar Alfa Centauri utilizando Starshot y tecnologías similares. “La alternativa es imaginar que ‘Oumuamua’ estaba en una misión de reconocimiento”, dijo Loeb. “La razón por la que contemplo la posibilidad de reconocimiento es que la suposición de que siguió una órbita aleatoria que requiere la producción de ~10^{15} de objetos por estrella en nuestra galaxia. Esta abundancia es hasta cien millones de veces más de lo que se espera del Sistema Solar, según un cálculo que hicimos en el 2009. Una sobreabundancia sorprendentemente alta, a menos que ‘Oumuamua’ sea una nave de investigación en una misión de reconocimiento y no una pieza de una población aleatoria de objetos”. Sin duda se trata de una revelación increíble, que los científicos reconozcan la existencia de vida extraterrestre inteligente en algún punto del universo. Y como era de esperar, los creyentes y teóricos de la conspiración consideran este hallazgo como una prueba auténtica de que los extraterrestres envían naves de exploración a la Tierra sin que nosotros sepamos cuales sean sus motivos. Cabe destacar que el ‘Oumuamua’ fue detectado accidentalmente cuando ya abandonaba nuestro sistema solar sin que nos hayamos percatado de su ‘visita’. Vaya uno a preguntarse cuantas ‘naves’ similares han sido enviadas en anteriores oportunidades y nosotros sin enterarnos.