TIEMPOS DEL MUNDO

jueves, 13 de agosto de 2020

DESAFÍA TU IMAGINACIÓN: ¿Llegaremos a construir ciudades subterráneas en la Luna?

Cuando la Humanidad salga de la Tierra, lo más probable es que lo primero que haga sea volver a las cavernas. O más concretamente, a vivir en el interior de los numerosos tubos de lava encontrados tanto en la Luna como en Marte. Allí, protegidos de las dañinas radiaciones procedentes del Sol y el espacio, los colonos humanos construirán sus primeros asentamientos, y según se desprende de un estudio de investigadores de las Universidades de Bolonia y Padua, recién publicado en Earth-Science Reviews, tendrán espacio de sobra para construir, incluso, ciudades.Coordinados por Francesco Sauro y Riccardo Pozzobon, los investigadores estudiaron las características de los tubos de lava de la Tierra, las compararon con las de nuestro satélite y el planeta rojo y lograron una estimación del tamaño que podrían tener esos “tubos extraterrestres”. La conclusión es que tanto en la Luna como en Marte, los tubos volcánicos son mucho más grandes que en nuestro propio planeta. “Podemos encontrar tubos de lava en el planeta Tierra - explica Francesco Sauro - pero también en el subsuelo de la Luna y Marte, según muestran las imágenes en alta resolución de las entradas a esos tubos fotografiadas por sondas interplanetarias. La presencia de esos tubos de lava a menudo se infiere al observar cavidades lineales y sinuosas, colapsos en cadena justo donde las galerías se derrumbaron. Esos colapsos en cadena representan puertas, o ventanas, ideales para la exploración del subsuelo” aseveró. Según el investigador, “la expresión morfológica de la superficie de los tubos de lava en Marte y la Luna es muy similar a la de su contraparte terrestre. Y los espeleólogos han estudiado a fondo, aquí en la Tierra, los tubos de lava en Hawai, Australia e Islandia, que aunque mucho más pequeños, tienen grandes similitudes con los de la Luna y Marte”. Los investigadores midieron primero el tamaño y la morfología de las cadenas de colapso lunares y marcianas y posteriormente compararon los datos con los de cadenas de colapso similares en la superficie terrestre y con escaneos láser del interior de los tubos de lava de las Galápagos. Y eso les permitió relacionar las cadenas de colapso con las cavidades subterráneas que aún permanecen intactas y estimar su tamaño. De este modo, los científicos hallaron que los tubos marcianos y lunares son, respectivamente, 100 y 1.000 veces más anchos que los de la Tierra, que normalmente tienen diámetros de entre 10 y 30 metros. La gravedad más baja y sus efectos sobre el volcanismo explican estas extraordinarias dimensiones. Solo en la Luna, por ejemplo, el volumen total de los tubos de lava supera los mil millones de metros cúbicos. En palabras de Riccardo Pozzolo, “tubos tan anchos como estos pueden tener más de 40 km de longitud, lo que convierte a la Luna en un objetivo extraordinario para la exploración subterránea y el potencial asentamiento en los entornos más amplios y estables de los tubos de lava. Estos últimos son tan grandes que podrían contener todo el centro de la ciudad de Padua” expresó. “Pero lo más importante - explica por su parte Matteo Massironi, de la Universidad de Padua y coautor de la investigación - es que, a pesar de las impresionantes dimensiones de los tubos lunares, sus techos son estables debido a la menor atracción gravitatoria. Esto significa que la mayoría de los tubos de lava bajo las lisas planicies de Maria están intactos. Las cadenas de colapso que observamos podrían haber sido causadas por asteroides que perforaron las paredes del tubo, como parecen sugerir las cadenas de colapso de Marius Hills. Desde ahí, podremos acceder a estas enormes cavidades subterráneas”.Los tubos de lava, por lo visto, parecen ideales para proporcionar protección contra la radiación cósmica y solar, y también contra los impactos de micrometeoritos que a menudo ocurren en las superficies de los cuerpos planetarios que no cuentan con una atmósfera para quemarlos, como sucede en la Tierra, antes de que toquen el suelo. Otra ventaja de estos tubos es que en su interior las temperaturas son constantes y no sufren, por lo tanto, las enormes variaciones que se dan en la superficie entre el día y la noche. Las agencias espaciales muestran desde hace tiempo un creciente interés por las cuevas planetarias y los tubos de lava, ya que representan un primer paso hacia la colonización tanto de la Luna como de Marte y un excelente punto de partida para buscar signos de vida pasada o presente en el Planeta Rojo. “En otoño del 2019 - asegura el espeleólogo Jo De Waele, otro de los autores del estudio - la Agencia Espacial Europea (ESA) convocó a universidades e industrias con una campaña que buscaba ideas para desarrollar tecnologías para la exploración de cuevas lunares. Buscan específicamente sistemas que aterricen sobre la superficie lunar para operar misiones de exploración de los tubos de lava. Desde el 2012, y en colaboración con algunas universidades europeas como Bolonia y Padua, la ESA ha llevado a cabo dos programas de capacitación de astronautas centrados en la exploración de sistemas subterráneos (CAVES) y geología planetaria (PANGEA). Hasta el momento, 36 astronautas de 5 agencias espaciales han recibido formación en senderismo en cuevas. Además, seis astronautas y cuatro especialistas en misiones y operaciones han recibido capacitación en el campo geológico.

jueves, 6 de agosto de 2020

EL ENIGMATICO MONSTRUO DE TULLY: Depredador de los océanos

Durante la década de 1950, en el depósito fósil de Mazon Creek, en Illinois (EE.UU.), fue descubierto un fósil de 300 millones de años de antigüedad. Aunque a simple vista parecía el fósil de una especie de babosa, tras un análisis detallado, los científicos descubrieron que en donde debería estar la boca, la criatura tenía un largo apéndice rematado por un par de afiladas garras; y que sus ojos sobresalían del cuerpo en forma de antena. La criatura fue denominada Tullimonstrum Gregarium, mejor conocido como el Monstruo de Tully. Hasta la fecha, nadie en la comunidad científica se ha puesto de acuerdo para determinar su composición, o cómo se sucedieron sus conexiones evolutivas. El misterio de su naturaleza lo ha popularizado hasta el punto de erigirlo como el fósil oficial del Estado de Illinois. Desde su descubrimiento, se han llevado a cabo numerosos esfuerzos para clasificar al monstruo, con resultados contradictorios. La mayoría de los estudios elaborados se han centrado en la apariencia de los rasgos más prominentes del animal, entre los que se encuentran un característico trazo lineal interpretado como la prueba de que el monstruo tenía intestinos, las bandas de colores claros y oscuros que presenta el fósil y las singulares garras de su boca. El patrón corporal del monstruo de Tully es tan poco común en su totalidad que, sin duda, supondrá la expansión del grupo al que pertenece y cambiará la concepción que tenemos sobre el mismo. En el 2016, un equipo de científicos aseguró haber descifrado el enigma: sus pruebas, las más exhaustivas hasta el momento, demostraban que era un animal vertebrado. No obstante, otros especialistas desarrollaron un nuevo trabajo que pusieron en duda dicha conclusión. Ahora, luego de décadas de estudios, el monstruo de Tully ha sido finalmente decodificado: es un vertebrado, lo que significa que tenía una columna vertebral. En efecto, los científicos analizaron los residuos químicos que quedan en los restos fosilizados del monstruo y los compararon con los restos químicos en otros fósiles de vertebrados e invertebrados del antiguo hogar del monstruo en lo que ahora es Mazon Creek en el noreste de Illinois, dijo la investigadora principal del estudio Victoria McCoy, profesor asistente visitante de geociencias en la Universidad de Wisconsin-Milwaukee. McCoy y sus colegas adoptaron un "enfoque químico" en lugar de mirar la anatomía fosilizada del monstruo de Tully, que es "algo así como una prueba de Rorschach ", dijo McCoy. Desde que el aficionado coleccionista de fósiles Francis Tully descubrió los restos del monstruo en 1958, los investigadores que observaron la anatomía han interpretado que la bestia es todo tipo de cosas, incluido un vertebrado , un invertebrado , un caracol sin caparazón, un tipo de gusano, un artrópodo, o un ser proveniente del espacio exterior. "Debido a todo lo anterior, pensamos que tal vez solo investigar la [anatomía] nunca sería suficiente para terminar el debate", dijo McCoy. "Decidimos entonces observar la química de los fósiles del monstruo de Tully para comprender de qué estaban hechos los diferentes tejidos".Para determinar si el monstruo era un vertebrado o un invertebrado , el equipo decidió ver si sus fósiles contenían los restos de quitina, una larga cadena de moléculas de azúcar que forma los "tejidos más duros y crujientes" en los exoesqueletos y dientes de invertebrados, o los restos de proteínas que forman la queratina y el colágeno que se encuentran en los vertebrados, dijo McCoy. Los científicos utilizaron la "microespectroscopía Raman in situ", que es un método no destructivo (lo que significa que no daña el fósil) que consiste en disparar un láser a la muestra. La energía del láser hace que los diferentes enlaces químicos dentro de la muestra vibren, cada uno a su propio ritmo. Al graficar estas tasas, los científicos pueden determinar qué tipos de compuestos están presentes. "Es extremadamente difícil identificar un compuesto", dijo McCoy. "Pero, siempre que sepa qué clases de compuestos componen los de su muestra, eso es suficiente para distinguir los vertebrados de los invertebrados". El equipo observó 32 lugares diferentes en 20 fósiles, incluidos tres especimenes de monstruos de Tully y otros 17 animales antiguos. Los resultados revelaron que Tully tenía una columna vertebral, dijo. "Todos los tejidos que analizamos, estaban compuestos de proteínas y ninguno de ellos estaba compuesto de quitina", dijo McCoy."Entonces, esa es una evidencia realmente fuerte de que el monstruo era, de hecho, un vertebrado". Este hallazgo concuerda con un estudio del 2016 en la revista Nature realizado por el mismo equipo, que sugirió que el monstruo de Tully era un pez sin mandíbula en el mismo linaje que la lamprea moderna. Sin embargo, este nuevo estudio no es la última palabra sobre la verdadera identidad del monstruo de Tully, dijeron dos investigadores que no participaron en esta oportunidad. Por ejemplo, la interpretación de los espectros Raman de material geológico complejo "no es sencilla. Es por eso que los autores usan métodos estadísticos para separar las diferencias en los espectros Raman", dijo Shuhai Xiao, profesor de geobiología en Virginia Tech, a Live Science en un correo electrónico. Sin embargo, Xiao agregó que la recopilación y el análisis de datos de espectroscopía Raman "potencialmente pueden proporcionar nuevas ideas sobre el estudio de fósiles problemáticos, como el monstruo Tully". Hubiera sido útil que el análisis hubiera incluido más especimenes, tanto de los monstruos de Tully como de otros animales igualmente antiguos de Mazon Creek, dijo Steven Jasinski, paleontólogo del Museo Estatal de Pensilvania. Sin embargo, "sus resultados son buenos y creo que definitivamente sugiere que el monstruo de Tully es un vertebrado. Pero simplemente no creo que sea el punto final" admitió. "Creo que habrá que realizar más estudios para conferir o refutar sus resultados", dijo Jasinski, quien no participó en el estudio actual. "Pero definitivamente creo que es un paso para ver que el monstruo podría ser un vertebrado anormal realmente extraño" puntualizo. Cabe resaltar que algunas preguntas clave sobre el monstruo de Tully todavía siguen sin respuesta. Nadie sabe en qué momento apareció por primera vez en la Tierra o en qué momento se extinguió. Su existencia en el registro fósil se limita a la explotación minera de Illinois, que data de hace 300 millones de años, en el período del Carbonífero. No hay nada más. Así que el misterio continua, quién sabe hasta cuándo.

jueves, 30 de julio de 2020

SALIENDO DE LAS SOMBRAS: El Pentágono publicará reveladores hallazgos sobre OVNIS

Como recordareis, el 28 de abril de este año, el Pentágono desclasifico los vídeos de tres avistamientos de OVNIS por parte de sus pilotos (una recogida en el 2004 y dos del 2015), ahora The New York Times informo el pasado fin de semana que “el Pentágono saldrá de las sombras y publicara algunos hallazgos”. En efecto, a pesar de sus declaraciones oficiales sobre la finalización de un programa encubierto que investigaba a los Objetos Voladores No Identificados (OVNIS), ese esfuerzo sigue en marcha, renombrado y ubicado dentro de la Oficina de Inteligencia Naval, donde desde hace mas de una década los funcionarios continúan estudiando los reportes de encuentros desconcertantes entre pilotos militares y vehículos aéreos no identificados. “Los funcionarios del Pentágono no discutirán el programa, que no está clasificado pero analiza asuntos clasificados. Sin embargo, fue mencionado el mes pasado en un informe del comité del Senado que describe el gasto en las agencias de inteligencia de la nación para el próximo año. El informe dice que el programa, que tiene el nombre de Fuerza de Tarea de Fenómenos Aéreos No Identificados, busca ‘estandarizar la recolección e informes’ sobre avistamientos de vehículos aéreos no explicados y debía informar al público de algunos de sus hallazgos dentro de los 180 días posteriores a la aprobación de la ley de autorización de inteligencia”, Aunque los funcionarios retirados involucrados en ese programa - incluido Harry Reid, el exlíder de la mayoría en el Senado estadounidense - esperan que consigan evidencias de vehículos de otros mundos, su enfoque principal es descubrir si otra nación, especialmente cualquier adversario potencial, está utilizando nuevas tecnologías de aviación que podrían constituir una amenaza para los EE.UU. Marco Rubio, senador republicano de Florida y presidente interino del Comité Selecto de Inteligencia del Senado, dijo durante una entrevista reciente a la cadena CBS, en Miami, que su principal preocupación eran los reportes de aviones no identificados sobre las bases militares estadounidenses y que al gobierno le interesaba averiguar quiénes eran los responsables. El senador también expresó su preocupación por la posibilidad de que China, Rusia o algún otro adversario haya dado “algún salto tecnológico” que “les permita ejecutar ese tipo de actividades”. Rubio dijo que algunos de los vehículos aéreos no identificados que fueron reportados por las bases estadounidenses posiblemente desplegaron tecnologías que no están en el arsenal estadounidense. Pero también afirmó: “Tal vez hay una explicación completamente aburrida para esa situación. Pero tenemos que investigarla”. En el 2017, The New York Times reveló la existencia de una unidad predecesora llamada Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas. En ese momento, los funcionarios del Departamento de Defensa afirmaron que ese proyecto y los 22 millones de dólares en fondos que les habían asignado caducaron a finales del 2012. Sin embargo, funcionarios que trabajan en el programa dijeron que continuó en operaciones en 2017 y aún lo hace. Posteriormente esas declaraciones fueron confirmadas por el Departamento de Defensa. El programa fue iniciado en el 2007 en la Agencia de Inteligencia de Defensa y luego se transfirió a la oficina del subsecretario de Defensa para Inteligencia, que sigue siendo el responsable de su supervisión. Pero su coordinación con la comunidad de inteligencia será realizada por la Oficina de Inteligencia Naval, como se describe en el proyecto de presupuesto del Senado. El programa nunca ha sido suspendido y se ha revelado poca información sobre las operaciones posteriores a 2017. El director anterior del programa del Pentágono, Luis Elizondo, un exfuncionario de inteligencia militar que renunció en octubre del 2017 luego de trabajar durante diez años en el proyecto, confirmó que la nueva fuerza de trabajo es una evolución del programa aeroespacial avanzado. “Ya no será necesario que permanezca en las sombras”, dijo Elizondo. “Tendrá una nueva transparencia”. Elizondo forma parte de un pequeño grupo de exfuncionarios gubernamentales y científicos con autorizaciones de seguridad que, sin presentar pruebas físicas, dicen estar convencidos de que algunos objetos de origen indeterminado se han impactado contra la Tierra y se han recuperado algunos de esos materiales para ser sometidos a estudios. Durante más de una década, el programa del Pentágono realizó sesiones informativas clasificadas para comités del Congreso, ejecutivos de compañías aeroespaciales y otros funcionarios gubernamentales, según entrevistas con participantes del programa y documentos informativos no clasificados. En algunos casos, se han encontrado explicaciones terrenales para incidentes que previamente fueron inexplicables. Los astrofísicos afirman que aunque no exista una explicación terrestre, y plausible, eso no hace que la hipótesis extraterrestre sea la más probable. Reid, el exsenador demócrata de Nevada que presionó para financiar el programa anterior de OVNIS cuando era el líder de la mayoría, dijo que creía que quizás se habrían producido choques de vehículos provenientes de otros mundos y que los materiales recuperados deberían ser estudiados. “Luego de analizar esto llegué a la conclusión de que había informes, algunos eran sustantivos, otros no tanto, que mostraban la existencia de materiales reales que estaban en poder del gobierno y el sector privado”, dijo Reid en una entrevista. Cabe destacar que ninguno de esos artefactos que chocaron en la Tierra han sido presentados públicamente para ser sometidos a un proceso de verificación independiente. Algunos objetos recuperados, como fragmentos metálicos inusuales, han sido analizados en pruebas de laboratorio que determinaron que no fueron hechos por los seres humanos. Eric W. Davis, un astrofísico que trabajó como subcontratista y luego fue consultor del programa de OVNIS del Pentágono desde el 2007, admitió que el análisis de los materiales no había podido determinar su procedencia y eso lo había llevado a concluir que: “No pudimos hacerlos nosotros mismos”. Las limitaciones para discutir programas clasificados, y la ambigüedad de la información citada en diapositivas de las sesiones informativas que no habían sido clasificadas, han hecho que los funcionarios que estudiaron a los OVNIS tengan que expresar sus puntos de vista sin presentar ninguna evidencia sólida. Davis, quien ahora trabaja para Aerospace Corp., una empresa contratista de defensa, dijo que en marzo pasado le entregó una sesión informativa clasificada a una agencia del Departamento de Defensa sobre las recuperaciones de “vehículos que no fueron fabricados en este planeta”. Davis dijo que también dio informes clasificados sobre la recuperación de objetos inexplicables a los miembros del personal del Comité de Servicios Armados del Senado estadounidense el 21 de octubre del 2019 y a los miembros del Comité de Inteligencia del Senado. Como sabéis, la fascinación pública con el tema de los OVNIS ha atraído al presidente Donald Trump, quien le dijo a su hijo, Donald Trump Júnior, en una entrevista concedida en junio, que sabía cosas “muy interesantes” sobre Roswell, una ciudad que ha estado en el epicentro de las especulaciones sobre la existencia de los OVNIS. Sin embargo, cuando le preguntaron si desclasificaría alguna información sobre Roswell, el mandatario dijo: “Tendré que pensar en eso”. Reid sostiene que, de cualquier manera, hay que divulgar más información al público para aclarar lo que se sabe y lo que no. “Es extremadamente importante que se presente la información sobre el descubrimiento de materiales físicos o naves recuperadas” puntualizó.

jueves, 23 de julio de 2020

IMPOSIBLE ENFRENTARNOS A ELLOS: Cualidades que tendrían los OVNIS que jamás podríamos igualarlos

En la actualidad existen numerosas personas alrededor del mundo, que creen haber visto alguna vez un objeto volador no identificado (OVNI). Sin embargo, solo un pequeño puñado de ellos -frecuentemente cuestionados- asegura haber estado dentro de alguna de estas naves. Comúnmente llamados “contactados”, estos individuos se han encargado de dar a conocer las principales características que tendrían estas naves, y, por cierto, sus presuntos tripulantes. Algunos los consideran descabellados y no les conceden la más mínima credibilidad, pero los estudiosos del fenómeno OVNI piensan distinto y les prestan creciente atención, según sea el tipo de información que compartan. De momento, no han presentado pruebas fehacientes de que sus relatos sean reales (o bien no han sido tomados en cuenta por los escépticos), pero en la presente nota se abordarán esas probables capacidades que tendrían los OVNIS y que, de ser ciertas y de acuerdo a diversos testimonios, los harían muy superiores a nuestras naves convencionales. A continuación, os presentamos las 10 principales cualidades que hacen que muchos piensen en la posibilidad de que ya estemos siendo visitados por seres inteligentes provenientes de otros lugares del universo:1.- Aceleración extrema: Sin duda, uno de los principales rasgos que poseen los OVNIS es que pueden alcanzar velocidades muy superiores a las de los aviones militares. Para los aficionados a la ufología, basta con considerar algunos de los registros audiovisuales que tienen instituciones públicas que se dedican a investigar esta clase de avistamientos, donde se ve cómo algunos objetos desconocidos dejan atrás, en milésimas de segundo, a veloces aviones de guerra. Por otra parte, existen hay videos que circulan en Internet donde se aprecia cómo objetos, que permanecen estáticos por varios minutos, ascienden en forma vertical o diagonal, tan vertiginosamente, que se pierden de vista; 2.- Mayor maniobrabilidad: Una de las cosas que primero se fijan los ufólogos para saber si un OVNI es tal o no, es en los movimientos que éste realiza. Si no tiene un patrón definido (siguiendo una línea recta) ya se puede sospechar que no se trata de una nave convencional, aunque esto último ha sido puesto en duda en los últimos años por el florecimiento de los aviones no tripulados o drones. Ahora bien, según supuestos contactados, la razón por la cual estas naves pueden moverse en cualquier dirección de un momento a otro es porque son controladas mentalmente por sus tripulantes. Uno de los defensores de esta hipótesis es Bob Lazar, un ingeniero que trabajó en el Área 51 de Estados Unidos, quien asegura haber ingresado en un OVNI para estudiar su mecanismo interno y realizar ingeniería inversa para el desarrollo de futuras naves secretas; 3.- Tipo de energía utilizada: Según el propio Lazar, una de las mayores ventajas de los OVNIS es que éstos no utilizan energía basada en restos fósiles como lo hacen la gran mayoría de nuestros vehículos. Su sistema de energía proviene de lo que él denomina como “Elemento 115” (conocido también como Ununpentio y cuyo símbolo es Uup) el cual serviría como combustible nuclear. El Elemento 115, según Lazar, aportaría una fuente de energía renovable que produciría unos efectos anti-gravitatorios bajo un constante bombardeo de protones junto con la antimateria para conseguir una vasta producción de energía; 4.- Gravedad interna: Cuando pensamos en viajes espaciales, siempre se nos viene a la mente la icónica imagen de los astronautas flotando dentro de la Estación Espacial Internacional. Eso no sucedería al interior de los OVNIS, ya que éstos tendrían su propia gravedad. Es por ello que los abducidos afirman que, mientras se encontraban al interior de estas naves, notaban que los alienígenas caminaban sin problemas. Este hecho sería la principal razón por la que, aun cuando los OVNIS viajan a gran velocidad, los tripulantes no se ven afectados por las famosas “fuerzas G”. Cabe destacar que estas fuerzas están vinculadas directamente con el nivel de aceleración o desaceleración de un objeto, ya que la inercia alcanzada puede ser tal que afecte gravemente la salud de las personas; 5.- Alto grado de mimetización: ¿Por qué no vemos OVNIS de forma nítida? Es la gran pregunta que formulan los escépticos a la hora de desacreditar la idea de que estaríamos siendo visitados por seres inteligentes de otros mundos. La respuesta que dan algunos ufólogos es que estas aparentes naves pueden mimetizarse fácilmente con el ambiente que las rodea hasta hacerse invisibles al ojo humano. Entre las técnicas utilizadas estarían: el camuflarse detrás de una nube o cambiando su frecuencia vibratoria. Mientras mayor sea ésta, menos visible sería la nave (entraría en otra densidad de la materia). Es el equivalente a cuando un automóvil se mueve a gran velocidad, ya que mientras más rápido vaya, más desapercibido pasará ante los ojos de un individuo; 6.- Radiactividad: Una de las razones por las cuales los ufólogos aconsejan no acercarse a un platillo volador que ha aterrizado es que existen numerosos casos de testigos que han visto afectada su salud por la presunta radiación que emitirían este tipo de naves. Rastros de radiactividad han sido registrados por aparatos especiales de los investigadores. Es probable, entonces, que la energía utilizada por los OVNIS sea nociva para las personas que se aproximen, eso les brindaría a los alienígenas una zona de seguridad para alejar a los curiosos o a los peligros potenciales; 7.- Creadores de “atajos”: Cuando los críticos de la ufología defienden su postura relativa a que jamás hemos sido visitados por seres de otros planetas, generalmente recurren al argumento de que las enormes distancias existentes en el universo harían prácticamente imposible un viaje interestelar. Eso, si se considera que la estrella más próxima a la Tierra es Sirio y que si se viaja a la velocidad de la luz tardaríamos 4 años en llegar hasta allá. Sin embargo… ¿Y si los extraterrestres viajan a través de “atajos”? De hecho, esta última idea también nace de los conceptos de la Relatividad General. De acuerdo a este modelo físico-teórico, en el universo existen puntos que se conectan entre sí por medio de agujeros, a los cuales se les denomina “Agujeros de Gusano”. Éstos serían verdaderos atajos dentro del universo. De acuerdo a los físicos, estos agujeros se encontrarían en forma natural (aunque no se ha detectado ninguno hasta el momento), pero no se descarta que puedan ser creados también artificialmente. Siguiendo esta lógica, los contactados por los alienígenas aseguran que las naves de estos seres pueden crear sus propios agujeros de gusano para poder visitarnos directamente desde su espacio estelar. ¿Cómo lo lograrían? Según Bob Lazar, por medio de la ampliación del campo de interacción nuclear fuerte del núcleo del Elemento 115, las naves interestelares pueden lograr un efecto gravitatorio tal, que pueden distorsionar o deformar el espacio-tiempo, acortándose en forma considerable la distancia y el tiempo hacia un determinado destino; 8. – Pueden viajar a cualquier época: Producto de la tecnología antes descrita, para los investigadores ufológicos, los extraterrestres que nos visitan con sus naves son verdaderos “crononautas” o viajeros del tiempo. Quizás, esa sea la razón por la cual muchos contactados aseguran que los alienígenas les hablan sobre el futuro de la humanidad. En cuanto a relatos sobre esta probable capacidad, uno de los más comentados en los últimos años es el de un microbiólogo llamado Dan Burisch que trabajó en el Área 51 y mantuvo contacto con algunos seres. Según él, a quienes conocemos como “Grises” (por el color de su piel), en realidad serían humanos que han viajado varias decenas de miles de años en el futuro hasta nuestro tiempo para cumplir distintos propósitos; 9.- Teletransportación: Popularmente conocida por la serie de televisión Star Trek, la capacidad para trasladar individuos de un punto a otro sin utilizar un vehículo la tendrían los OVNIS. Esta idea, que podría sonar un tanto extravagante, ha sido sacada de la Mecánica Cuántica, ciencia que estudia la física del microcosmos. Gracias a diversos estudios de este campo de la física teórica, se sabe que ciertas subpartículas tienen la capacidad de trasladarse hasta un lugar “X” distante en forma instantánea. Esta capacidad ha despertado la imaginación de varios escritores y guionistas de ciencia ficción. Sin embargo, para los contactados este tipo de tecnología sería real, ya que es la que utilizarían los extraterrestres para entrar y salir de sus naves; 10.- Desactivación de misiles: En los últimos tiempos varios video-aficionados han captado cómo aparentes OVNIS han desactivado, en pleno vuelo, a misiles que contendrían ojivas nucleares. Incluso, gracias a recientes desclasificaciones de archivos oficiales por parte de organismos de inteligencia como la CIA, se sabe que científicos, técnicos y militares, que han trabajado en fábricas de bombas atómicas, han sido mudos testigos del paso de OVNIS sobre sus bases. Posteriormente, han constatado que sus armas atómicas han quedado desactivadas. Sobre esto, los ufólogos no tienen una opinión consensuada. Por una parte, unos piensan que este tipo de hechos demuestran el interés de los extraterrestres por mantener la paz mundial, pero para otros también puede indicar un peligro latente, ya que si son capaces de desactivar nuestras principales armas, podrían atacarnos y/o invadirnos con suma facilidad.

jueves, 16 de julio de 2020

¿ESTRUCTURAS EXTRATERRESTRES?: Astrónomos detectan unos misteriosos objetos circulares en el espacio

Mientras que las naciones del mundo continúan luchando contra la pandemia de Coronavirus, recordemos un momento del discurso del presidente estadounidense Ronald Reagan en 1987 ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. En un momento dado, Reagan reflexionó sobre un escenario sacado directamente de las novelas de ciencia ficción. Si nuestro planeta se enfrentara a una amenaza extraterrestre, una invasión desde fuera de este mundo, ¿podríamos nosotros, como pueblos y naciones diversas, con intereses y deseos en competencia, unirnos y derrotar la amenaza como una fuerza singular? “De vez en cuando pienso en lo rápido que desaparecerían nuestras diferencias en todo el mundo si nos enfrentamos a una amenaza de fuera de este mundo”, dijo Reagan en la Asamblea General de la ONU en otoño de ese año. Según los analistas políticos, estaba usando este escenario ficticio para encontrar un terreno común con otros líderes mundiales, con la esperanza de eliminar la amenaza muy real de la guerra nuclear global. ¿Pero qué pasaría si este hipotético escenario se cumplirá realmente? ¿Y si la pandemia del Coronavirus podría ser el comienzo de una invasión alienígena? Lo cierto es que se trata de una teoría que para muchos es una locura, pero que ahora ha recobrado fuerza a raíz de un nuevo y misterioso descubrimiento astronómico. En efecto, un equipo de investigadores internacionales en del radiotelescopio Australian Square Kilometre Array Pathfinder (ASKAP), el más poderoso y grande del mundo, han detectado unos misteriosos “círculos de radio extraños (ORC)”. Dirigidos por el astrofísico Ray Norris de la Universidad Western Sydney, en la región del Gran Oeste de Sydney, Australia, los científicos compartieron su descubrimiento en arXiv, un archivo de artículos académicos de acceso abierto, mientras que su informe espera una revisión por pares para su publicación en la revista Nature Astronomy. Su estudio describe cuatro ORC, que aparecen como orbes brillantes, tres de los cuales tienen anillos distintos y brillantes alrededor del objeto circular, y descartaron varias explicaciones posibles para su existencia. “Las características circulares son bien conocidas en las imágenes radioastronómicas, y generalmente representan un objeto esférico como un remanente de supernova, una nebulosa planetaria, una capa circunestelar o un disco de frente como un disco protoplanetario o una galaxia que forma estrellas”, escribieron los científicos en su informe. “También pueden surgir de imágenes [artefactos] alrededor de fuentes brillantes causadas por errores de calibración o deconvolución inadecuada. Aquí informamos el descubrimiento de una clase de característica circular en imágenes de radio que no parecen corresponder a ninguno de estos tipos conocidos de objeto o [artefacto], sino que parecen ser una nueva clase de objeto astronómico”. Los ORC se detectaron por primera vez en el 2019, durante una investigación que duró de julio a noviembre para el Mapa Evolutivo del Universo (EMU). Los investigadores explican que un objeto indefinido podría considerarse un problema técnico, pero tres o más sugieren un patrón. La “zona de silencio de radio” que rodea ASKAP hace que la probabilidad de una peculiaridad instrumental sea menos probable. Además, los datos de archivo del radiotelescopio Metrewave Radio Telescopio Gigante (GMRT) en la India confirmaron la presencia de uno de los ORC descubiertos por el ASKAP. “Los objetos pueden apuntar a un nuevo fenómeno que todavía no hemos investigado realmente”, dijo Kristine Spekkens, astrónoma del Royal Military College de Canadá y la Universidad de Queen. “También puede ser que se trate de una extensión de una clase de objetos previamente conocida que no hemos podido explorar”. Spekkens señaló que las imágenes revelaron galaxias en el centro de dos de los cuatro ORC, lo que puede indicar que fueron formadas por esas galaxias. Los científicos del proyecto del EMU han dicho que los próximos estudios sobre las longitudes de onda de radio podrían descubrir unos 70 millones de nuevos objetos de radio, agregando a su registro actual de solo 2.5 millones de tales fenómenos. “Esta es una muy buena indicación de la forma de lo que vendrá en la radioastronomía en los próximos años”, agregó Spekkens. “La historia nos muestra que cuando abrimos una nueva mirada al espacio para explorar, siempre encontramos cosas nuevas y emocionantes”. Pero las explicaciones de los astrónomos no han convencido a todo el mundo. Algunos han sugerido que los misteriosos anillos gigantescos con borde brillante son estructuras artificiales de origen extraterrestre. El hecho de que hayan detectado cuatro podría significar que naves de otros mundos se están acercando a nuestro planeta, muy posiblemente para iniciar una invasión. Y para los teóricos de la conspiración la pandemia de Coronavirus sería el inicio. El objetivo sería debilitarnos para luego llegar sin encontrarse oposición ni defensa alguna. Precisamente hace algunas semanas atrás, dimos a conocer el descubrimiento por parte de la Estación Espacial Internacional (ISS) de lo que al parecer seria una gigantesca flota de OVNIS que se aproxima a nuestro planeta. Ahora bien ¿los misteriosos objetos astronómicos circulares recién detectados son en realidad estructuras extraterrestres y forman parte del mismo plan de invasión? Es posible que no tengamos que esperar mucho para obtener la respuesta.