TIEMPOS DEL MUNDO

jueves, 21 de julio de 2016

EL CRANEO DE SEALAND: Una polémica calavera de origen desconocido

Uno esperaría que los científicos aprovecharían una ocasión como esta para examinar a fondo uno de los cráneos más extraños descubiertos en los últimos años, pero al parecer muy pocos están interesados en el llamado cráneo de Sealand (caracterizado por poseer enormes cavidades orbitarias) y que fue encontrado en julio del 2007 en Olstykke, Dinamarca por unos trabajadores que estaban reemplazando las tuberías de alcantarillado en una casa de hace cien años. Desde su descubrimiento, curiosamente nadie parecía estar interesado en este inusual hallazgo. Fue recién en el 2010 cuando el cráneo fue examinado por primera vez en la Escuela Superior de Veterinaria en Dinamarca. Sin embargo, los investigadores concluyeron que no eran capaces de resolver el misterio de la calavera: "A pesar de que se asemeja a un mamífero, ciertas características hacen que sea imposible encajar al animal en la Taxonomía de Linneo", dijeron los científicos que investigaron el cráneo. Al principio se asumió que el cráneo pertenecía a un caballo, pero un examen posterior reveló que no era el caso. El cráneo de Sealand fue enviado posteriormente al Instituto Niels Bohr en Copenhague. El carbono 14 revelo que esta misteriosa criatura ¿no humana? vivió entre 1200 y 1280 a.C. Excavaciones posteriores en el lugar no encontraron restos que tuvieran conexión al extraño ser, sólo huesos de animales identificables, hachas de piedra y otras herramientas neolíticas que son comunes a la zona. El cráneo es uno y medio más grande que el tamaño de un cráneo de Homo sapiens masculino. Las cuencas de los ojos son muy grandes y tiene una superficie muy lisa que parece apuntar a que estaba adaptado a un clima frío. El tamaño relativo del ojo sugiere que era una criatura nocturna, algo que vivía bajo tierra, o de un planeta orbitando una estrella remota o tenue. Según Anton Spangenberg, que escribió un artículo sobre este interesante descubrimiento, es posible que el cráneo fuera deliberadamente ocultado. "Es interesante notar que los residentes en Olstykke y pueblos cercanos desde tiempos antiguos han hablado de un miembro local del l'Ordre Lux Pégasos (la Orden de la Luz de Pegasus), quien por consiguiente en representación de la orden protegía diversos elementos - entre ellos un misterioso cráneo y varios dispositivos hechos de metal o cerámica extraordinariamente livianos, incluso irrompible. El cráneo se dice que se encontró en los Balcanes, y de allí fue llevado primero a Francia y luego a Alemania, antes de llegar a Dinamarca", dice Spangenberg. Por lo tanto se pregunta ¿este cráneo es de origen extraterrestre o pertenece a una especie humana desconocida que caminó sobre la Tierra no hace tanto tiempo? Como sabéis, todavía no hemos identificado a todos los humanoides que vivieron en este planeta. No hace mucho tiempo, una misteriosa nueva especie humana ha sido descubierta por los arqueólogos. ¿Es posible que el cráneo sea una falsificación? Muchos dirían que parece irreal. Pero si lo fuera ¿por qué los científicos del Instituto Niels Bohr no pudieron determinar este simple hecho? La ausencia de otras partes del esqueleto de la criatura, junto con el estado de conservación del cráneo, ha llevado a los científicos a sospechar que no ha sido enterrado por mucho tiempo, probablemente sólo un par de décadas. Incluso más interesante es el hecho de que el cráneo se encontró por encima de las tuberías viejas. Esto indica claramente que alguien lo enterró hace apenas un par de décadas. La ausencia de otras partes del esqueleto de la criatura, junto con el estado de conservación del cráneo, ha llevado a los científicos a sospechar que no ha sido enterrado por mucho tiempo, probablemente sólo un par de décadas. Incluso más interesante es el hecho de que el cráneo se encontró por encima de las tuberías viejas. Esto indica claramente que alguien lo enterró hace apenas un par de décadas. Es por ello que el polémico cráneo de Sealand aún plantea una serie de preguntas. ¿Por qué no hay científicos interesados en examinarlo de nuevo y con las técnicas mas avanzadas que ofrece la ciencia? Sin un examen detallado, es imposible determinar su verdadero origen. Sólo la ciencia puede etiquetarlo como genuina o una falsificación. Por lo tanto, el cráneo de Sealand seguirá siendo un misterio sin resolver hasta el día de hoy.