TIEMPOS DEL MUNDO

jueves, 8 de septiembre de 2016

SOCIEDADES SECRETAS: El Opus Dei

Para muchos se trata una de las más peligrosas y siniestras sectas religiosas perteneciente a la corrupta y decadente Iglesia Católica (protector de genocidas y encubridor de curas pederastas). Fundada el 2 de octubre de 1928 por el español Josémaría Escrivá de Balaguer - con la aprobación del polémico Papa Pio XII - también es denominada ‘La Obra’, ya que el término latino Opus Dei significa ‘Obra de Dios’. Gobernada por un prelado y compuesta por sacerdotes que forman el clero propio de la prelatura y por fieles laicos, el Opus Dei es una de las organizaciones de la Iglesia Católica que ha generado más controversias en la actualidad. Al mismo tiempo que ha encontrado apoyo en los Papas y sectores conservadores, ha sido criticado por diferentes grupos considerados progresistas, además de muchos ex miembros, que han dejado al descubierto sus oscuros secretos. Desde sus comienzos, el Opus Dei fue criticado y suscitó fuerte oposición por parte de otros eclesiásticos como algunos jesuitas, que consideraban un error que se les propusiese a los laicos la búsqueda de la santidad. Durante el régimen franquista en España, también tuvo la oposición de algunas organizaciones políticas, como la Falange Española (partido político que apoyó a Franco en la Guerra civil española y que tuvo mucha influencia en la posguerra). Estas críticas aumentaron cuando miembros del Opus Dei, fueron nombrados como ministros y otros altos cargos dentro del gobierno, a partir de 1957, siendo el punto de mayor presencia en 1969. Ello ha favorecido la idea de que el Opus Dei habría prosperado gracias al apoyo de dicho régimen y a las influencias de sus miembros que se dedicaron en esa época a la política. A partir de los años noventa, varios ex miembros que se sintieron dañados tras su paso por la prelatura, se asociaron para dar a conocer sus experiencias, y ofrecer su apoyo a aquellos que pasaron por la misma situación: Así nació la Opus Dei Awareness Network o Red de Alerta sobre el Opus Dei, (ODAN) en español,. Organización creada por algunos ex-numerarios norteamericanos para denunciar los abusos sexuales dentro del Opus Dei, y también para prestar ayuda a padres contrarios a la pertenencia de sus hijos a dicha institución y a las personas que la hubiesen abandonado por esa causa. Esta percepción negativa, que compara al Opus Dei con una organización criminal, es, hasta cierto punto, predominante, en Estados Unidos y países anglosajones de mayoría protestante. Se han planteado acusaciones de proselitismo agresivo, secretismo, sectarismo, de difundir creencias ultraconservadoras, de búsqueda de poder e influencia política, y de emplear métodos coactivos con sus miembros, algunos de los cuales han sido descritos detalladamente por quienes trabajaron durante años dentro de la organización. El Opus Dei recibió atención mundial tras la publicación del best seller, escrito por Dan Brown titulado El código Da Vinci, donde acertadamente se califica al Opus Dei como una secta diabólica. Brown presenta a los integrantes de la organización como unos devotos fanáticos, utilizados por estafadores para fines siniestros. Para ello se baso en entrevistas con miembros y ex-miembros, y en los libros que se han escrito acerca de Opus Dei. Desde que en 1949 el fundador impulsó desde Roma la expansión del Opus Dei por todo el mundo, se ha ido ganando muchos enemigos al interior de la Iglesia, debido a su desmesurado poder, eliminando a quienes se atreven a cuestionarlo, siendo una de sus victimas nada menos que el Papa Juan Pablo I, quien tras asumir su pontificado en 1978, apenas duro 33 días en el cargo ya que murió en extrañas circunstancias luego de declarar públicamente que pretendía sanear la Banca Vaticana, la cual estaba bajo el dominio de la mafia Ambrosiana, y pensaba asimismo erradicar la infiltración del Opus Dei  en El Vaticano, así como la corrupción existente dentro de la Iglesia. Se presume que su súbito deceso fue producto de un envenenamiento, ya que como relata el  investigador John L. Allen  en su libro “Opus Dei: Secrets and Power inside the Catholic Church” todos los hechos del fallecimiento están rodeados de misterio, porque incluso las autoridades se negaron a realizar una autopsia a su cuerpo y una investigación a fondo de su muerte. Muchos culparon al Opus Dei del hecho, ya que su deseo es seguir manteniendo el control del Vaticano, con un papa acorde a sus intereses. No cabe duda que se trata de una organización mafiosa que se vale del crimen para lograr sus malévolos fines.
Loading...