TIEMPOS DEL MUNDO

jueves, 16 de noviembre de 2017

NIBIRU: La eterna conspiración

¿Estamos a las puertas del fin del mundo tal como lo conocemos? Los teóricos de la conspiración han profetizado durante décadas acerca de un gigantesco planeta en nuestro sistema solar, apodado Planeta X o Nibiru, que tiene la capacidad de colisionar o pasar cerca de la Tierra, con consecuencias catastróficas. Y, por supuesto, la NASA ha sabido del misterioso planeta durante años, pero se ha negado a advertirnos. El planeta, según los investigadores, tiene una masa aproximadamente 10 veces mayor que la de la Tierra y tarda unos 15.000 años en formar una órbita completa alrededor del Sol, y en este momento se dirige hacia la Tierra, con una fecha de colisión no determinada. Pero su peligroso acercamiento podría tener consecuencias devastadoras para nuestro planeta, o por lo menos esto es lo que piensan un grupo de astrónomos quienes recientemente han advertido de que un enjambre de monstruosos terremotos sacudirá la Tierra el 19 de noviembre del 2017, causando la destrucción mundial y la pérdida de millones de vidas. La catástrofe global, de acuerdo con los astrónomos, ocurrirá debido al acercamiento del mítico planeta Nibiru o Planeta X en nuestro sistema solar interno. Según los expertos en la materia, cuando el cuerpo espacial errante se acerque a la Tierra el 19 de noviembre, su atracción gravitatoria causará un gran movimiento de las placas tectónicas, lo que provocará un enjambre de catastróficos terremotos globales, los cuales, según los astrónomos, devastarán las principales regiones del mundo. Gran parte de Europa, incluido Francia, Italia, Alemania y Rusia, serán devastadas, según informa el The Inquisitr. Causará una destrucción de proporciones apocalípticas a lo largo de la costa oeste de los Estados Unidos y Alaska. Provocara la devastación en China, Japón, Vietnam e Indonesia. Según los teóricos de la conspiración, la destrucción conducirá a la pérdida de la vida de millones de personas en todo el mundo. El grupo de astrónomos está seguro de que esta vez cumplirá su predicción, ya que han seguido cuidadosamente durante años el curso del monstruoso cuerpo espacial, conocido como el planeta Nibiru o Planeta X. El enorme planeta errante es en realidad un gemelo de nuestro Sol, y su influencia gravitacional sobre nuestra estrella más cercana ya es mensurable y observable. Pero lo más increíble de todo es que, aunque los científicos son escépticos sobre la popular teoría del Apocalipsis de Nibiru, han estado buscando una hipotética enana marrón que se cree que podría ser una compañera cercana de nuestro Sol. Los teóricos de la conspiración insisten en que la enana marrón que buscan los científicos es nada menos que Nibiru o el Planeta X. Como sabéis, una enana marrón es un cuerpo que se describe como una estrella fallida y se conocen así porque durante su evolución no fueron lo suficientemente masivas como para generar suficiente calor gravitatorio debido a la compresión como para mantener la fusión nuclear de hidrógeno con helio en sus núcleos. Sin embargo, las enanas marrones son demasiado grandes para ser consideradas como planetas. Aunque son difíciles de detectar debido a que no emiten calor y luz significativa, se pueden detectar indirectamente a través de su influencia gravitatoria en los cuerpos cercanos. Basado en el principio de que su presencia puede inferirse de su influencia de la gravedad sobre cuerpos masivos cercanos, muchos científicos sospechan que nuestro Sol tiene un cuerpo gemelo que muy probablemente sea una enana marrón. La NASA recientemente inició un proyecto para buscar una enana marrón cerca de nuestro Sol, utilizando el explorador de campo infrarrojo Wide Survey (WISE) lanzado al espacio. Muchos teóricos de la conspiración afirman que la intensificación de la actividad sismológica en todo el mundo en los últimos meses se debe al acercamiento del supuesto cuerpo apocalíptico. El popular teórico de la conspiración Terral Croft cree que la actividad sísmica mundial debido a la presencia de Nibiru alcanzará su punto máximo en noviembre. “La actividad sísmica global alcanzará su punto más alto en la segunda quincena de noviembre y principios de diciembre del 2017”, dijo Croft. “El evento sísmico previsto de alineación ocurrirá el 19 de noviembre de 2017, cuando la Tierra pase detrás del Sol en relación con la Estrella Negra”. Según Croft, los temblores activarán un sistema de fallas que se extiende desde Indonesia hasta Gibraltar. “Este escenario puede conducir fácilmente a un nuevo terremoto y actividad volcánica para Italia y Francia”, concluyó Croft. Sin embargo, los escépticos no están de acuerdo con esta información y recuerdan que los teóricos de la conspiración temían que el último día de la humanidad iba a ser el sábado 23 de septiembre cuando Nibiru tendría que haber impactado contra la Tierra. Afortunadamente, esta predicción no se cumplió. La NASA dio una explicación muy simple acerca de por qué no ocurrió absolutamente nada, ‘porque Nibiru no existe’: “Varias personas predijeron que el mundo terminaría el 23 de septiembre cuando otro planeta colisione con la Tierra. El planeta en cuestión, Nibiru, no existe, por lo que no habrá colisión. Se trata de un engaño en Internet. No hay una base científica para sustentar estas afirmaciones. Si Nibiru o el Planeta X fueran reales y se dirigieran a un encuentro con la Tierra, los astrónomos lo habrían estado rastreando al menos durante la última década, y ya sería visible a simple vista. Como eso no ha sucedido, obviamente, no existe”, dijo la NASA en su comunicado. Está claro que los teóricos de la conspiración no están de acuerdo con ello, e insisten que el planeta en cuestión causará eventos catastróficos durante un período de siete años a partir de octubre, incluidas las erupciones solares que podrían destruir las redes eléctricas o causar terremotos, erupciones volcánicas y tsunamis. “Si no es visible a simple vista cuando se acerca a nuestro planeta - afirman- es que se esconde detrás del Sol y solo nos daremos cuenta de su presencia cuando ya sea demasiado tarde. La NASA lo sabe, pero mantiene oculta la información para no generar pánico entre la gente”, indicaron. Por lo visto, este el 19 de noviembre sentiremos este peligroso acercamiento. ¿Estáis preparados?
Loading...