TIEMPOS DEL MUNDO

jueves, 14 de agosto de 2014

EXPEDIENTE OVNI: El Incidente Aurora

El siguiente caso de nuestro expediente nos remite a la localidad de Aurora, (Texas, EE.UU.) donde el 19 de abril de 1897,un supuesto OVNI se estrelló contra  el molino de viento de  una granja y luego cayó en el lugar. Al respecto, "The Dallas Times Herald" público la noticia de la siguiente manera: “Los habitantes de Aurora advirtieron con asombro de la aparición de una misteriosa aeronave que desde hace algunas semanas se observa con cierta regularidad en el cielo de Texas. El aparato viajaba en dirección al norte y volaba más cerca del suelo que en ocasiones anteriores. Evidentemente, alguna parte de la compleja máquina debía de haber sufrido una avería, porque la nave no superaba la velocidad de diez o doce millas por hora y perdía progresivamente altura. Después de sobrevolar en diagonal la explanada donde habitualmente se celebraba la feria de ganado, y tras alcanzar el límite septentrional de la ciudad, el aparato cayó sobre el molino del juez Proctor. En la terrible explosión que siguió, todo saltó en pedazos. Los restos del vehículo aéreo quedaron esparcidos en un radio de dos o tres hectáreas, el molino del juez Proctor resultó completamente destruido y el depósito del agua saltó por los aires. Del jardín que había a su alrededor, no quedó nada. Parece ser que a bordo de la aeronave había un solo tripulante. Aunque sus restos quedaron horriblemente desfigurados, por lo que se pudo ver resultaba claro que no se trataba de un habitante de este mundo. El señor T. J. Weems, telegrafista del Gobierno destacado en esta localidad, ha declarado que en su opinión se trata de un habitante de Marte. Algunos documentos hallados en el lugar del accidente, probablemente los restos del diario de abordo, están llenos de jeroglíficos indescifrables. La enorme aeronave, como se ha dicho, ha quedado totalmente destruida y no ha sido posible formular ninguna teoría sobre su fabricación ni sobre el secreto de su fuerza propulsora. Parece ser que estaba hecha de una composición de aluminio y plata, y se piensa que debía pesar varias toneladas. Hoy el pueblo esta lleno de curiosos que han acudido de todas partes para ver el lugar del desastre. Los restos del piloto serán sepultados a mediodía en el cementerio de Aurora” puntualiza la nota. ¿Qué es lo que sucedió en realidad? ¿Fue una nave procedente del espacio exterior? En esa época no existían los aviones dando así mucha más veracidad al suceso. Algunos años más tarde, el polémico  doctor Alfred Kraus, se interesó por el caso del accidente aéreo de Aurora. Cabe recordar que Kraus en los años sesenta participó como asesor en el conocido Informe Condon, dedicado a desacreditar  el fenómeno OVNI. En un primer momento su investigación se centró en encontrar a testigos presenciales del suceso o personas que hubieran oído hablar del asunto, asi como la búsqueda de los restos del accidente; obteniendo de ambas partes un resultado negativo, por lo que Kraus cerró  rápidamente el caso, alegando que “todo se había debido a un fraude”. Sin embargo, en 1973 este fue reabierto, debido a unas extrañas mutaciones que comenzaron a sufrir los pobladores de la zona. ello debido a que seguían usando el pozo donde cayo la nave, y se descubrió que contenía un alto grado de radiación. Siguiendo con la investigación,  encontraron una pequeña y extraña sepultura con una lápida sin nombre que, curiosamente, proyectaba los mismos niveles de radiación que el pozo. Dichos investigadores acudieron en busca de los permisos necesarios para poder abrir y exhumar el cuerpo enterrado en aquella tumba, pero cuando regresaron, cual sería su sorpresa al comprobar que los restos de la tumba habían desaparecido; solo quedaban porciones de tierra removida.En cuanto al pozo, este fue sellado y no les permitió acercarse a el. Los investigadores no se rindieron y siguieron adelante con las pesquisas. A los pocos días de estar en el pueblo, localizaron a tres personas que aseguraban haber sido testigos del incidente. Uno de ellos fue Charly Stevens, quien solo era un niño, pero recordaba perfectamente lo sucedido porque su padre le contó que mientras estaba trabajando en el granero escuchó un silbido muy fuerte, salió al exterior y vio como un gran objeto cilíndrico caía y se estrellaba contra el suelo, junto a la granja de los Proctor. Él solo recuerda que el cielo se volvió rojizo y que el sonido era ensordecedor. A pesar del tiempo transcurrido, el caso todavía sigue abierto, y de momento no existe un veredicto final que confirme o desmienta la veracidad del incidente y el entierro de un ser alienígena en el cementerio de  Aurora y lo que paso con su cuerpo. Pero lo que sí podemos confirmar es que igual que el incidente de Roswell, lo que realmente sucedió en Aurora es algo que quizá nunca lo sabremos.
Loading...